Avisar de contenido inadecuado

Viernes Santo.

{
}

   Mis queridas blancas palomitas:

 

                                                                                  Ha llegado una vez más la Semana Santa. Y otra vez nos encontramos con que, seguramente, no hemos llegado a ella limpios de espíritu, ni habiendo variado nuestros malos hábitos. Una vez más, la Cuaresma habrá pasado por nosotros sin que nosotros hayamos pasado por ella y constataremos, con tristeza, como los males de ayer siguen siendo los males de hoy.

                                                                                 El hijo de Dios murió por nosotros en infamante Cruz, dejándose antes insultar, maltratar, torturar y finalmente arrastrar al suplício para redimirnos. Pocos nos acordamos de él en esta fecha, utilizada generalmente para pasar unas buenas vacaciones junto a los nuestros en la costa, en la montaña o  simplemente en casa. No "desperdiciamos" un minuto de nuestro ansiado feriado para pensar en su entrega por nosotros, en su dolor, en su atroz agonía, en la angustia de su madre al verlo morir de esa suerte. Muchos , incluso, despreciando el día de duelo del Viernes Santo, abren sus comercios , se dedican a su quehacer cotidiano y luego, al llegar a sus hogares escuchan música festiva, ven a Marcelo Tinelli y comentan con fruición los últimos escándalos de la estrellita de turno. Otros, más creyentes pero ignorantes, comen pescado  el domingo creyéndolo un plato festivo y se preocupan de conseguir huevos de Pascua de ostentosas marcas sin tener idea de qué conmemoramos cada día de esta sagrada Semana, desde el Domingo de Ramos.

                      Espero que esta página no les haya parecido demasiado "ñoña" o "clerical" pero tenía todo ésto en el corazón y necesitaba decirlo. Quizá porque en tiempos de la verdadera "Señorita Jacinta" la Pascua de la resurrección se conmemoraba con la unción y el respeto debido.

                         Nos veremos nuevamente el Domingo, para festejar   la resurrección de aquel a quien seguimos matando cada día de nuestras vidas.

                         Vanesa.

 

FOTO: "Cristo Crucificado", por Esteban Murillo.

{
}
{
}

Comentarios Viernes Santo.

Alumno Alvaro:

                                                  He leído a Vizcaíno Casas y a Guareschi. Confieso que también ví la saga de "Don Camilo y Don Pepone" en formato película (¡Qué bien actuaba Fernandel!). No puedo sino concordar en un todo con tu mensaje. Hace unos días, para Domingo de Ramos, fui a la Iglesia del Pilar (está cerca de mi casa) y la actitud de la gente me repugnó. Levantaban los ramos para lograr que el sacerdote los bendijese como si fueran palos. No se leía la menor emoción en sus rostros, el menor indício de que comprendían lo trascendente del hecho. Algunos se iban con frondosas ramas de olivo (para toda la família) y no hacían ascos en encajárselas (otro verbo no puedo usar) en la cara a su vecino...quien sorpresivamente no se inmutaba. Puro folklore. Podrían haber levantado un equeco también. Pese a las profundas palabras del sacerdote,en las cuales se instaba a los fieles a no renegar de la Biblia si no se condice con la vida moderna, a no inventarse "una religión atea y moderna", fue como si la gente oyese llover. Vos lo decís mejor que yo, con la profundidad que da una excelente formación teológico-filosófica como la tuya, pero ambos vamos a lo mismo: en esta sociedad no hay, o no parece haber, tiempo para Dios. Todo está "Facebookizado".

   Que Dios te ilumine hoy, Domingo Pascua y puedas seguir siendo el excelente cristiano que sos, en compañía de los tuyos y de tods aquellos a quienes amás.

Vanesa.

P:D: Curioso el "Gringo de Reconquista"...¿Qué le habrá dado por usar una palabra francesa? "Epatant!". Tenía unas salidas muy suyas, como cuando se ponía a escribir en español antíguo y escribía "Marelplata" en lugar de "Mar del Plata". La verdad es que, hombres como él son irreeplazables.

Deja tu comentario Viernes Santo.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre