Avisar de contenido inadecuado

¡Vaya, por Dios! VII

{
}

 

 Hola nuevamente.  Aquí va otro pequeño muestrario de chismecitos acerca de nuestro programa "de cabecera" (jajaja..¿Se podrá decir así?) . ¡El último "Vaya, por Dios" del año! 

Cuando inicié nuestro blog un poco antes de las vacaciones de julio, nunca pensé en llegar a esta instancia...Pero aquí estamos. Y ya que vienen Papá Noel y "el niño Dios", como decía mi bisabuela asturiana, tenía que hacerles algunos regalitos antes de meterme de cabeza en la preparación del Pan Dulce y la mesa navideña.

Aquí están; éstos son:

1- ¿Sabían que pese a tener casi todos el álbum de figuritas del programa, los  actores que interpretaban a los alumnos de Jacinta vivieron instancias parecidas a las de Cirilo Tamayo cuando buscaba la preciada "fichu" de Pelé? Sí...Pocos tenían (o tienen, porque en su mayoría lo conserva  con cariño) el álbum completo. La excepción era Omar Lefosse...pero Marcelo Fabián Rodrígues le "arrancó" amistosamente dos  figuritas donde aparecía él y le gustaban especialmente, para llevárselas. Eso demuestra que los chicos que trabajaban en la tira no eran privilegiados. Tenían que comprar las figuritas como cualquiera de nosotros, los pibes que les envidiabamos su situación de alumnos de la escuela más famosa del país.

2-Varias veces nos tocó asistir a "las vacaciones" de los alumnos de Jacinta, versión Lemercier. Pero como no siempre coincidían con el verdadero ciclo lectivo (los chicos pasan de cuarto a quinto año en 1983, así que separaron en dos la temporada 1983), eran "vacaciones"  donde los actores se mostraban en el barrio. Generalmente, en esos capítulos aparecía Canuto Carsio. Sólo durante las temporadas de Medrano, se asistía a las vacaciones casi verdaderas de nuestros compañeros de ficción y podía vérselos en traje de baño en Mar del Plata...Entre otras cosas porque estaban haciendo allí la temporada teatral. Pero en este caso, era otro programa. No se llamaba "Jacinta Pichimahuida...La Maestra que no se olvida", sino "Las Vacaciones llegaron ya", como nos informara Liliana Joaquín hace   unos meses. Hasta Efraín se iba a "la feliz" por esos años.  También se hizo una temporada teatral en Mar del Plata en tiempos de Cristina Lemercier, pero por alguna razón, no hubo ningún "programa de verano de Jacinta"

3- La temática navideña también se trató alguna que otra vez en la versión Lemercier . Una muy emotiva fue cuando Siracusa (Julio Silva) apareció cantando "El último mes del año", una hermosa canción que aparece en el segundo disco de la versión de los 80 aludiendo a las fiestas,  el Pan Dulce y los Reyes Magos,  vislumbrándose tras las puertas de la escuela que se cerraban, las ansiadas vacaciones.

4- No había un solo año en el que Palmiro Cavallasca zafara de irse a marzo. La situación de aquel primer cuarto grado, cuando casi repite el año no volvió a darse, pero nunca pudo pasar unas vacaciones completas, porque tenía que estudiar para algún examen. El padre lo obligaba a quedarse encerrado en su habitación "enllenándose la sabiola", pero Palmiro solía escapar a jugar a la calle en el momento menos pensado. Generalmente, la madre lo apañaba contra las iras del padre que quería verlo hecho un profesional respetado.

5- Durante una de sus vacaciones (al menos en la versión Medrano), Palmiro Cavallasca nos hizo saber cuál era su mayor anhelo en la vida: destacarse como futbolista.  Sin embargo, ya en séptimo grado, manifestó sus deseos de transformarse en boxeador.

6- En la versión de los años 70', Carola Quiñones solía veranear en las Sierras de Córdoba.¡ Los burritos le parecían "taaaan románticos"! Y los alfajores propios de la región merecían de su boca los mayores elogios. Ella no formó parte del grupito de sus compañeros que fue con Jacinta a Mar del Plata.

7- Etelvina Baldasarre, en cambio sí estuvo entre los afortunados que compartieron con la maestra y Efraín, unas vacaciones inolvidables (en todo sentido), pero protestaba todo el día acerca de los gustos "caches" de sus compañeros y tuvo un desprecio mayúsculo con Cirilo que para mí es el peor de todo el ciclo Medrano: en un momento dado, Etelvina sufre un calambre y está por ahogarse, Cirilo la rescata y un bañero le presta los primeros auxilios en la playa. Cuando ella vuelve en sí, se niega en redondo a agradecerle a su compañerito el haberle salvado la vida. Por supuesto que el bañero la reta en forma diciéndole que la próxima vez, merecía que la dejasen ahogar.

8-  Etelvina siempre despotricaba acerca de lo "poco interesante" que era veranear en el país y se burlaba del fanatismo de Carola Quiñones por Córdoba. Por eso, al terminar quinto grado...¡¡¡ se dio el lujo de pasar la temporada veraniega en París!!! Desde luego, eso no le impedía tener un chalet en el barrio marplatense de "Los Troncos", el más caro de la ciudad balnearia. Cuando alardeó de ello ante Carola, ella respondió muy orgullosa: " Ah, no sé querida...Yo a mi Córdoba no la cambio por nada". Excelente respuesta a nuestro entender.l

9- Efraín se encuentra con los chicos y con "la Jacinta" en "la Preferida" (así le llamaban a Mar del Plata en los 70' también), pero inicialmente no iba a veranear. Como el sueldo de portero "no le daba", tuvo que emplearse allí de conserje de un hotel...Las cosas, lamentablemente, no sólo no han variado mucho desde ese entonces, sino que han empeorado. El resto de los personajes tampoco estaba en situación floreciente: Palmiro veraneaba en casa de un primo que vivía todo el año en Mar del Plata y a Cirilo lo había llevado la família de Fito Zabala.

10- Esta no es de vacaciones, pero tiene el espíritu de estas fechas de recogimiento. Se trata de la soledad de Efraín. En varios capítulos, tanto de Medrano como de Lemercier, aparece el pobre anciano, solo en su cuarto de la escuela, cuando ya los chicos se han retirado y el lugar luce silencioso y casi triste. No pocas veces lo hemos sorprendido rezando a su Virgencita y manifestando su gran nostalgia por la noble tierra española que abandonó en la juventud. No sabemos exactamente por qué dejó Efraín su patria, pues cuando los chicos le preguntaban acerca del particular no era claro y apenas murmuraba: " Cosas que tiene uno cuando es joven...¡Vaya, por Dios!..." Y pasaba a recordar a su madre, que allá en Galícia se había quedado sola. Tan sola como él.

   Vaya entonces un sincero abrazo para todos aquellos que pasarán solos estas Navidades. Que sepan que nunca están del todo abandonados. Dios  está junto a ellos. Y recuerden también que si no n  tienen família o amigos con quienes alzar la copa en un brindis, siempre pueden ir a la parroquia de su barrio a festejar con gente que está pasando por una situación similar a la de ustedes.

Ya saben: no tienen excusas para llorar el no tener a nadie . SIEMPRE HAY ALGUIEN. Y nunca deja de tenderles la mano.

¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD, CHIRIPITIFLAUTICOS!!!

Vanesa (Nostalgiosa)

FOTOS: Cristina Lemercier como "Jacinta Pichimahuida" 2- Teresa Galati en el papel de Carola Quiñones 3- Nancy Serantes, Alejandro Villordo y Graciela Cimer protagonizando a Clavelina Carcio, Fito Zabala y Etelvina Baldasarre.

{
}
{
}

Comentarios ¡Vaya, por Dios! VII

En cuanto a la soledad de Efraín, hay mucha tela por cortar... a un capítulo ya comentado ( una broma de meche, jugando con los sentimientos del portero, sin saberlo, claro está >) recuerdo la misma situación en la revista .. ( a saber... Meche le hace creer a Efraín, q tiene una enamorada secreta, quien lo cita.. por supuesto una mentira gigantesca, y el pobre va a la cita en vano ), en la revista, Efraín va a la cita , recuerdo, con una camisa escocesa manga corta y un pantalón pata de elefante negro.Y nuestra Jacinta, al enterarse de ello le recriminas a Meche su actitud, y le cuenta el porqué de la soledad del portero... perdió mujer e hijos en la guerra civil española...
Ah, otro capítulo que recuerdo, sobre la soledad de Efraín, es cuando aparece en el frente de la portería una beba abandonada... nuestro buen Efraín la cuida, y le canta " la molinera ". luego aparece la madre y , arrepentida por su actitud se la lleva... era así? alguien q me ayude... ( versión Medrano)
Hola, Vane
Ansiaba el "Vaya por Dios". No sé si lo notaste, pero en cada uno de estos "programas de cabecera"  del "Vaya por Dios", siempre se han disparado opiniones interesantes. Lo de Carola y Córdoba se daba en la versión Lemercier también. En aquellos años Córdoba era una opción accesible para los veraneantes y los que estaban en un nivel económico medianamente elevado y se la creían, miraban con desdén a quienes veraneaban en esa hermosa provincia. De hecho, había muchos concursos que tenían como premio ir a Córdoba. No es de extrañarse entonces que Etelvina se comportara con desdén hacia el tema "veraneo en Córdoba".  Lo del bañero  y la falta de agradecimiento a Cirilo me recuerda el capítulo de la versión Lemercier donde, una vez que Etelvina  fue liberada de sus secuestradores, alardeaba en el colegio y Anselmi le puso los puntos diciéndole "vos, mucho bla bla, pero si no fuera por el olfato de mi perro no estarías acá parada". Y Etelvina tuvo que tragar saliva y también su orgullo.
Es verdad, da mucha tela para cortar este post y en lo personal me generaba mucha ternura y tristeza la soledad de Efraín.  Recuerdo su cuarto, humilde, sencillo y recuerdo a los porteros de mi escuela de los años '80, se parecían mucho a Efraín. Tipos laburantes, agradecidos de tener un techo, personas muy entrañables. El día que falleció Rosa, la portera de mi colegio, hubo un duelo de esos que no se olvidan, Tal vez no sería una autoridad en el rango educativo, pero era una "maestra" del corazón. Desde aqui un saludo a todos esos porteros que se rompen el lomo dia tras día,  y que no pueden vivir sin el murmullo diario de un patio en pleno recreo.
Para terminar, lo que decís sobre el espíritu navideño es algo que remarca lo que hemos hablado estos días, Vane. Muchos de los "Jacintófilos" tenemos entre 30 y cuarenta y pico, mamamos valores similares, la tele era otra tele ( y que no me joda un animador "moderno y exitoso" diciendo que la de ahora es una de las mejores teles del mundo), así que el deseo es el mismo que el manifestado en el post anterior. Recuperar el espíritu navideño de esos años. Dejar el orgullo, las competencias,  los ridículos egos de lado, y no saludarnos por compromiso sino darnos un fuerte abrazo con la gente que queremos, si la mesa es corta, extenderla, invitar a gente, compartir. Ya no está, como dije en el post anterior, el libro de Oro de Patoruzú ni el Anteojito 18 Kilates, pero lo que hemos vivido permanece en nuestros corazones. Está en nosotros mantenerlo.
Abrazo!
Gus
Gus 20/12/2008 a las 03:23
Hola, Alvaro:

                                    Sí, a lo mejor Liliana Joaquín se equivocó en ésta. Es posíble. Yo creo que a veces, la memoria nos juega malas pasadas. Creemos recordar algo tal y como ocurrió y, luego resulta ser totalmente diferente, o al menos con variantes. Si la canción tenía ese estribillo, de ahí debe partir su error.

                                   ¡Que linda anécdota la de Gloria Curra/Carrá! Lo cierto, Alvaro, es que no sólo los chicos veían "Señorita Maestra". Cristina Lemercier cuenta, en un reportaje, la afición de varias personas mayores por la tira. De hecho, muchos padres la veían con sus hijos.

                                       Vanesa.
P.D: Comparto lo del "Ringtone". Jejeje
Hola, Gitanoivan:

                                             ¿Cómo se me pudo ir de la memoria ese capítulo donde Efraín se acicala todo para ir a esperar a una supuesta "admiradora"? Fue uno de los tantos que me hizo llorar. Efraín era un personaje lleno de ternura, y la transmitía a los demás con creces.

                                                Meche quiso hacerle un favor, no lo dudo. Pero la pobre estuvo "floja", porque jugó con el corazón del pobre portero.

                                                  Ahora que lo decís, tengo un ligero recuerdo de lo de la Guerra Civil Española, pero eso no figuraba en la versión Lemercier, creo. Mi impresión de ésta última es que el portero había venido a América a buscar horizontes mejores, porque Galícia era una de las regiones más golpeadas por la pobreza.

                                                   Vanesa.
Hola, Gus:

                               La anécdota de la muerte de Rosa, la portera de tu escuela, me llegó al corazón. Nosotros no tuvimos una experiencia así, pero en cambio, a princípios del año 1983, falleció  un alumno de séptimo grado, de un aneurisma, mientras pescaba con su padre en una laguna.  No lo conocía mucho, pero sí lo había visto en el recreo varias veces. Fue un gran golpe, ya que a esa edad la muerte nos parece muy lejana, sobre todo la muerte de chicos de corta edad. Tenemos la errónea creencia de que la muerte es algo que les sobreviene solo a los ancianos. Por otra parte, la escuela no es un lugar a propósito para duelos. Generalmente se la identifica con un ámbito lleno de vida. Fue muy triste para todos nosotros. Un gran golpe. La escuela estuvo cerrada por duelo durante dos días, y ni siquiera nos alegramos por habernos librado de ir a clase.

                                 Hablando de porteros, el nuestro era como Efraín: un señor muy mayor, español, cuyo uniforme azul se parecía bastante al que usaba el mítico portero en la novela. Lo queríamos mucho, era simpatiquísimo y a veces aparecía en el aula a hacerles bromas a los maestros. Estos lo conocían de sobra y se las toleraban con una sonrisa. Como nuestra escuela era algo arcaica, también tocaba la campana. La verdad, la verdad...conocí el tiembre en la secundaria. Jajaja.

                                  Vanesa.

P.D PARA ALVARO Y PARA TODOS: Sí; las fotos de este artículo correspondientes a "Señorita maestra", pertenecen al álbum de esa etapa. Lamentbalmente no lo poseo. Me lo está haciendo llegar por correo una persona vinculada al ciclo pero que no quiere que se la nombre.
Hola, Vane
Efráin /Fernández Rubio se refiere al tema de La Guerra Civil Española en la versión Lemercier, en el capítulo donde se encuentra enfermo. En ese episodio la escenógrafa se pasó porque presentaba elementos en la vida solitaria de aquel hombre que, siendo yo un niño, me resultaban curiosos.No conocía la vida íntima de Efraín y  vaya a saber por qué preconceptos, crei que se sentaba a una mesa con su familia, que era un tipo con un departamento muy ordenado, y que al estar siempre de buen humor con los pibes, en su casa estaría también del mismo humor.
Nada más alejado de la realidad...
Abrazo,
Gus
Gus 22/12/2008 a las 02:26
Hola Vane, Gus y blancas palomitas.
Claro que Efraín era un gran hombre, muy dedicado, y tantas otras virtudes. Recuerdo bien esa parte en que está enfermo en su habitación, en el ciclo Medrano. Para mí fue muy dramático allí, aunque el de Cristina también debió serlo pero al ser mayor ya quizá no era lo mismo, o quizá por conocer ese hecho de la versión anterior. El hecho de ver a Efraín ahí acostado, vulnerable y lamentándose, créanme que fue tremendo.
No recordaba el episodio de esa broma de Meche (por llamarla de alguna manera suave). Lo que sí recuerdo es tanto en Medrano como en la revista el episodio en que se enferma y a Strabucco (era  él?) se le ocurre sacrificar su tortuga, horrible, para hacer una sopa de tortuga para nuestro portero. La sostiene a la tortuga mientras le dice "perdoname, (fulano)", donde fulano era el nombre masculino que tenía el pobre reptil. ¿Alguien se acuerda de cuál era ese nombre? Pero creo que felizmente alguien lo detiene (o eso entendí) antes de que haga una barbaridad.
Después en la escuela, los chicos se lamentan de que Efraín está grave, y no me acuerdo quién dice la aberración: "Si se muere el gallego, quién va a tocar la campana?", a lo que Strabucco le contesta "bestia, animal!" (sic).
La campana. Qué símbolo. En mi colegio primario había, y te ensordecía si estabas al lado cuando sonaba. El recuerdo de la campana de Efraín era así: él se acercaba lentamente, la tocaba 2 o 3 veces, y ahí se sonreía mirando hacia el aula de donde saldrían las blancas palomitas. Eso me quedó.
Finalmente Efraín se salva porque consiguen lo que se llama un tónico de los no sé qué. Se imaginan la alegría contagiosa de todos.
Hace poco emitieron por Volver la película "La fiesta de todos" y allí aparece el Efraín de Medrano -lo reconocí al verlo-, haciendo de un mozo español en un bar, descripto en el reparto con el nombre "Carlos Pamplonas". ¿Era con o sin "s"?
Ah! y me vino a la memoria otro de esos recuerdos truncados, siempre del ciclo de los 70. En un momento alguien, creo que Meche, le pregunta si tiene novia. Y él le contesta poco, y le hace entender que ella está muy lejos. No sé si hace referencia a España, pero podría ser que no se refiriera a eso. Dolorido, él se va, y Meche le dice a un compañero que oyó: "creo que eso de él acá y ella allá ... mh, no sé". ¿Alguien confirma esto?
Qué se le va a hacer. Recuerdos, y quizá se trate de esa conversación que ya dijeron sobre la guerra civil que lo obligó a venirse.
Efraín es todo un personaje, y por más que hablemos de él parece que siempre habrá más.
Ariel
Ariel Ariel 22/12/2008 a las 03:00
Como siempre, Ariel, aportando recuerdos muy valiosos!. Cómo nos caló hondo el personaje de Efraín, verdad?. El que dice lo de “el gallego que toca la campana” es Canuto Carsio.
Carlos Pamplona, es el Efraín anterior y es sin “S”. Vi la peli el otro día por “Volver”. Tengo un autógrafo de Pamplona firmando como “Efraín”, Un tipo muy entrañable y como dijo Vane hace poco, está en buen estado de salud.
Gus 22/12/2008 a las 12:31
Hola, Ariel:

                                   Un pequeño aporte más: lo de la tortuga está sacado de la vida real. Abel Santa Cruz lo refiere en su libro. Pero quien decide sacrificar al animalito no es Strabucco, sino un alumno llamado Mateo Sagreras, que criaba tortugas. Quien enfermaba era su abuela, y no Efraín. Bueno; el chico tenía verdadera pasión por las tortugas y todo lo daba por criarlas bien. A sus compañeros les parecía un tanto rara la afición. Un día, la abuela enferma empeora y Mateo Sagreras (apodado "Laucha") se desespera. Justo por ese período, Jacinta da una clase sobre tortugas, quizá para animar un poco a su desgraciado alumno y Fito Zabala agrega que la sopa de tortugas es tan rica en propiedades, que hasta podría revivir a un difunto. Solían dársela a los enfermos desahuciados. Esto decide al "Laucha", quien va a su casa, se apodera de su tortuga más grande y más querida y se la tiende a la madre diciéndole: "...Tomá, mamita. Matala. Caldo...caldo para la abuela..." .

                     Al revés que en la serie de TV, nadie se interpone para salvar al animalito y lo sacrifican nomás para hacer caldo con él. Claro...esto no es una ficción para la pantalla chica, ino la realidad. Pero lo sorprendente es que la anciana no murió.

                         Vanesa.
A mí me sensibilizó mucho el capítulo de "El Laucha". Sería bueno que más de un gil que atacaba a Don Abel tildándolo de autor "rosa", por escribir historias "estereotipadas" y con  "finales que la gente queria", lo leyera...
A Vane y a Todos: Omar Lefosse ahora es casi un vecino mío  porque  tiene el nuevo maxikiosco a pocas cuadras de casa. Cualquier mano que se pueda dar, o idea al respecto, chiflen.
abrazo,
Gus
Gus 22/12/2008 a las 18:50
aahhh... ariel... me hiciste acordar patente de Carlos Pamplona, haciendo de mozo en la fiesta de todos...estaba preocupado por la suerte de su seleccionado, y , entre los parroquianos comentaba " A donde está la garra'? a dónde está el fútbol?"... y lo interrumpe el genial Alberto Irizar ( dueño del bar ) " A dónde está la cuenta de la mesa cuatro? Ala, Ala... a trabajar!"
En cuanto al comentario de Canuto Carsio, no muy feliz por cierto, se agrega otro de Palmiro Cavallasca, del mismo tenor, pero con un poco más de inocencia.... " Tanta gente podrida se viene a morir, y justo le toca al gallego"..
Es cierto Gitano...aunque Palmiro lo decía por ahí, desde la bronca que le daba que pudiera morir un ser querido, pero a Canuto yo lo detesté cuando dijo eso. Era un pibe que si yo lo tenía de
compañero... mmmm.... sospecho que algún enfrentamiento habríamos tenido jejejej y no precisamente jugando a la mancha...
Abrazo!
Gus
Gus 23/12/2008 a las 13:09
Claro, era Canuto.
Hice fuerza y me parece que Strabucco le dice a la tortuga"perdoname, relámpago" pero quizá era otro nombre que no tenía nada que ver. Menos mal que nada pasó.
Y también hubo un episodio en el que la que estaba enferma era la abuela de Strabucco.
Por ahí se me mezcló todo.
Y coincido Gus en que la de ahora no es precisamente la mejor tele del mundo (yo diría lo contrario). Antes en término medio era mala, pero ahora ...
gitanoivan, muy gracioso el comentario del mozo y el dueño. Pamplona tendría buenos antecedentes en la personificación de un español, que lo pusieron en ese papel en la película. Y qué curioso que su apellido es de un lugar del mismo país.

Abrazos
 Ariel
Ariel Ariel 23/12/2008 a las 14:32
Hola a todos:

                                    Sí; había un capítulo en el cual la abuelita de Strabucco se enfermaba y estaba en serio peligro de muerte. Sin embargo, en su curación no medió ninguna tortuga. Eran las vísperas de su cumpleaños, y el nieto, como todos los años, le estaba preparando una carta, con dibujos y todo, para leérsela en la fiesta. Tengo más o menos presente que se la mostró a Meche y ella opinó (por una vez, copiándose de Carola) conmovida acerca de ese detale tan romántico. Ahí mismo, vienen los padres (o llaman al colegio, bien no recuerdo) a buscar a Strabucco para llevarlo a casa, porque la abuelita empeoró y la señora está varios días entre la vida y la muerte. Toda la escuela se muestra consternada, participando del dolor del chico. Cavallasca, por supuesto, hace el mismo comentario acerca de "por qué Dios se tiene que llevar primero a la gente buena". Por suerte, la abuela mejora y valiéndose de  esta circunstancia, Strabucco le presenta a sus compañeros del colegio. Etelvina no quería ir, pero la Jacinta le pide que se haga presente como delegada de ella, y entonces acepta...Genio y figura.

                 Vanesa.

P.D: GUS: ¡Chiflale a Cavallasca, nomás!

P.D 1: Me parece que el nombre de la tortuga era. efectívamente, "Relámpago". Tiene su miga...Jajaja.
RELÁMPAGO!!!!... pueden creer q estuve un buen rato hasta dormirme tratando de recordar el nombre de esa bendita tortuga?y  no me salíaaaa.....
y ahora q me acuerdo, Fernandez Rubio tuvo una pequeña participación en una peli de Porcel y Olmedo... " los hombres piensan sólo en eso "... en el aeropuerto, tiene una inconsistencia intestinal, y le da aPorcel su maletín y su pasaje ( a Venezuela) para q lo cuide, creyéndolo una persona de confianza...  bueno, imaginarán cómo terminó la historia...
Claro, ¡¡¡Relámpago!! jajaj qué buenos recuerdos... Ese sí, Vane, ha de ser un nombre puesto por el gran Don Abel, sin dudas... Además, de acuerdo a lo que contás, cuando Meche hablaba con "Estra" ponía la voz más cascada que de costumbre, era como un toque de ternura  reflejado en su curioso timbre de voz.... Me gustaba mucho Gloria pero ya en su rol de "La banda del Golden Rocket"...
Gus
Gus 23/12/2008 a las 19:05
Hola nuevamente
El nombre de la tortuga me vino como relámpago.
Y una maravilla todos los recuerdos que Uds. traen.
 Ariel
Ariel Ariel 02/01/2009 a las 15:51

Deja tu comentario ¡Vaya, por Dios! VII

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre