Avisar de contenido inadecuado

Romualdo Quiroga; por siempre Cavallasca.

{
}

 

 

ImageShack, share photos, pictures, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

Y sí…Por fín él. Por fin nos ocupamos de éste gran actor, asociado en la memoria sentimental de todos los jacintófilos, al padre del inefable Palmiro Cavallasca. Como lo aclaramos en una entrada anterior, el mito de Romualdo Quiroga actuando en ese rol desde la versión Salazar se vino abajo, pues ahora sabemos que en los años 60’, aquel mecánico chinchudo de buen corazón estuvo protagonizado por otro grande de aquellos tiempos: Beto Gianola. De todas maneras, Romualdo Quiroga sí fue Cavallasca en las dos últimas versiones, interpretándolo así mismo en el teatro, cuando los chicos de Jacinta se iban de gira por el país, llevando la conmovedora historia de la maestrita que no se olvida a los cuatro puntos cardinales. Por alguna razón, en cambio, Quiroga no reasumió ese papel en la película “Jacinta Pichimahuida se enamora”  , dejándolo en manos del solvente Alberto Busaid.

   Pero Romualdo Quiroga tiene, como casi todos los artistas de “Jacinta Pichimahuida” y “Señorita Maestra”, una larga carrera a sus espaldas. Ya había conseguido la aceptación y el cariño del público dándose a conocer por medio de otras realizaciones de cine y TV. Como actor, no defraudó nunca, y a la manera de esos antiguos hombres y mujeres de la escena, puede decirse que vivió para su carrera, siendo además persona de conducta, muy querida en el medio artístico

     ImageShack, share photos, pictures, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

 

   Quizá sea un poco decepcionante el que Quiroga, como tantos otros antes y después de él, haya sido encasillado por los responsables de configurar elencos cinematográficos o de televisión, en el personaje del hombre recio y zafio, un poco ignorante, brusco, más áspero que suave. Por supuesto, todo esto con matices, como corresponde. Algunas de sus criaturas tenían además de todo lo señalado, un costado sentimental, aunque sentían pudor de mostrarlo. “Tapaban” sus inclinaciones a la ternura con gestos rudos y respuestas un poco violentas, pero no engañaban a nadie. Detrás de la fachada de cemento, había un tipo de gran corazón, un poco “barriero” pero de esos que cuando se necesita un amigo de verdad, no fallan. Así, por ejemplo, era su papel de Romualdo Cavallasca y así, dicen también  era en la vida de todos los días el Quiroga de carne y hueso, el marido, el amigo, el compañero de trabajo. Como hemos dicho más arriba, le daban siempre roles de malo, por la expresión de su cara y su físico pero no hubo bueno más bueno que él.

   Cricula de boca en boca una anécdota con la Coca  Sarli un poco subida de tono – no por las palabras de Quiroga, sino por las de Isabel – que no vamos a referir utilizando las palabras exactas. Está disponible en varios sitios y blogs de la web y no va con la política de nuestro pequeño espacio ese vocabulario. Sin embargo, basta para definir a nuestro hombre de pies a cabeza. Ocurrió durante el rodaje de la película “Carne”. En una de las escenas, Romualdo Quiroga, empleado de frigorífico, debía manosear y ultrajar sin miramientos a la heroína del film, pero como el futuro Cavallasca tenía tanto don de gentes, no se animaba a llevar a cabo las exigencias del libreto. Era persona respetuosa antes que nada y mucho más con una dama, aunque ésta se aviniese a filmar escenas denigrantes para cualquier mujer. Debieron repetir la toma más de una vez y el actor estaba cada vez más cohibido y apocado. Entonces la Coca lo animó, haciendole ver que aquello tan violento no debía ser tomado por él como una escena de la vida real, sino al modo de un trabajo más. Ahí, Quiroga se relajó y pudo concretar ese segmento del rodaje.

   Así era este genial actor, nacido en 1926 en Buenos Aires. Más allá de su rostro serio , de expresión ceñuda, tenía una ternura escondida , como muchos de sus personajes. Comenzó su labor actoral en 1955, es decir, a los 29, con “La Morocha”, una película de esas muy de la época, que pasaron sin penas ni glorias. En la mayoría de sus participaciones, aparece como hombre de trabajos pesados, obrero, estibador de puerto, capataz , mecánico, cuando no maleante o sujeto de malas costumbres…A ningún responsable de elenco se le dio por contratarlo para el rol de estudiante, profesor o médico. Su rostro y su físico lo condenaban a hacer siempre de él mismo, aunque hubiese podido, según creo, interpretar   cualquier tipo de personaje. Su calidad profesional le bastaba  para ello. Tuvo el honor de compartir sets de filmación con personas tan dispares entre sí como Atahualpa Yupanqui (“la Zafra”) y Carlitos Balá (“Canuto Cañete, conscripto del siete” , “Canuto Cañete y los Cuarenta Ladrones” , “Canuto Cañete, detective privado”) , entre otros. Hizo de gaucho malo, de tipo de pocas pulgas, de gran cascarrabias siempre…Y continuamente salía airoso de todas las pruebas, ya que no es fácil protagonizar una y otra vez papeles similares sin repetirse.

        Desde 1955, hasta 1992, el cine contó con él de manera casi ininterrumpida, aunque jamás tuvo un protagónico (una lástima, si quieren saber mi opinión) y la televisión lo vio pasar por su pantallita también de manera casi ininterrumpida a partir de 1969 hasta 1985. Como vemos, no pudo haber hecho de padre de Palmiro en la versión Salazar, pues en 1966, el actor aún no había incursionado en “la ventanita que se cuela en todos los hogares”. De todas formas , tuvo actuaciones memorables en sus primeros trabajos, los cuales, según me refieren, fueron suficientes para definirlo como actor de raza. La  primera se trata de “El Hombre que Volvió de la Muerte”, protagonizado por Narciso Ibáñez Menta (está disponible en Youtube), una miniserie excepcional, cuyo refrito en el 2007, no funcionó .Luego, ya en 1972, se destacó como el inolvidable Manfredi en la telenovela “Malevo”, tan recordada por los nostálgicos de hoy .Dos años después vendría su Romualdo Cavallasca en “Jacinta Pichimahuida…La Maestra que no se olvida”  y una aparición en un episodio de “La Pesadilla”, donde Chicho Ibáñez Serrador, presentaba a su padre, Narciso Ibáñez Menta, el rey del terror. En éste último, Quiroga hacía de un tal   Seneguer. En 1977, se lo vería por última vez en largo tiempo, en  la serie “El Cuarteador”, interpretando a Funes.  La labor de nuestro actor, se detendría hasta 1983, cuando otra vez le tocara ponerse el mameluco azul del viejo de Palmiro en “Señorita Maestra”,  la nueva versión de “Jacinta Pichimahuida”. Esta vez, los admiradores del irascible mecánico, podrían disfrutar de su personaje en colores. En 1985, colaboró con el show cómico de los recordados “uruguayos”, “Hiperhumor”, y vaya uno a saber por qué, ya no incursionaría más en la pantalla chica.  Siempre me pregunté cuál sería la razón de tal ostracismo aplicado a un actor que supo conseguir el respeto y el amor del público…

 

   Para quienes deseen una reseña detallada de su filmografía, aquí está, esta es:


Intérprete:

1.

 

Prisioneras del terror (1992)

 

 

2.

 

El caso Laura (1991)

 

 

3.

 

Brigada explosiva (1986)

 

 

4.

 

Prontuario de un argentino (1985)

 

Mario Peña, el patrón

 

 

5.

 

Comandos azules en acción (1980)

 

El Profe

 

 

6.

 

La noche viene movida (1980)

 

 

7.

 

El Fausto criollo (1979)

 

 

8.

 

Millonarios a la fuerza (1979)

 

 

9.

 

De cara al cielo (1979)

 

 

10.

 

El juicio de Dios (inconclusa - 1979)

 

 

11.

 

El casamiento de Laucha (1977)

 

 

12.

 

La colimba no es la guerra (1972)

 

 

13.

 

Pájaro loco (1971)

 

 

14.

 

Santos Vega (1971)

 

 

15.

 

Gitano (1970)

 

Don Pedro Mancini

 

 

16.

 

Carne (1968)

 

Humberto, "el macho"

 

 

17.

 

Ahorro y préstamo para el amor (1965)

 

 

18.

 

Los guerrilleros (1965)

 

Gendarme 1

 

 

19.

 

Canuto Cañete, detective privado (1965)

 

El Pardo Araña

 

 

20.

 

Canuto Cañete y los 40 ladrones (1964)

 

Cabezón Matosas

 

 

21.

 

Un viaje al más allá (1964)

 

 

22.

 

La fusilación (1963)

 

 

23.

 

Canuto Cañete, conscripto del siete (1963)

 

Sargento Gómez

 

 

24.

 

Plaza Huincul (Pozo uno) (1960)

 

 

25.

 

La sangre y la semilla (1959)

 

 

26.

 

Zafra (1959)

 

 

27.

 

Enigma de mujer (1956)

 

Amante de Ana

 

 

28.

 

Después del silencio (1956)

 

Torturador

 

 

29.

 

La morocha (1955)

 

Hombre en garito

 

 

 

ImageShack, share photos, pictures, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

    Y en 1992, Don Romualdo se nos fue  ,joven todavía, a causa de un episodio cerebro vascular . . El 8 de mayo de ese año, nos dijo adiós sin haber hecho su protagónico, sin haber interpretado una vez más a Cavallasca. Me hubiera gustado verlo, ya mayorcito, en la propaganda donde Omar Lefosse con su hijo "televisivo", volvía a la escuela para desasnarse. Hubiese sido lindo ver a   tres generaciones de Cavallascas aunque más no fuese en la ficción. Y como expresión de deseo, no puedo dejar de soñar con el  reencuentro entre Quiroga y Alejandro Lamarque, su primer “hijo” en la zaga de Jacinta .

 

   ¿Cómo se nos fue así, de un día para el otro, dejando tantas cosas inconclusas, Don Romualdo? Se lo extraña mucho por acá abajo, y nos duele enterarnos de que su profesión, con permitirle vivir con dignidad, no le dio tanto dinero como a otros inútiles de hoy, sin talento. Usted, según contaba Julio Parissi, debía viajar en colectivo y pocas veces se dio el “lujo” de tomarse un tacho. ¿No cuentan que una mujer, sorprendida al verlo subir al bondi, le hizo saber su extrañeza de encontrarse a una estrella como usted en un transporte público y su jocosa respuesta fue : “..Señora..¡Es que hoy cobré!”? Así paga el mundo a sus grandes…pero estoy segura de que eso a usted, Don Romualdo, no le interesaba. Usted actuaba porque su profesión era su amor, porque se debía a su público, porque antes de ser conocido ya era actor en cada fibra de su ser.

 

   Romualdo Quiroga, actor argentino…Hasta siempre. Aunque la gente como usted, yo creo que no se va nunca.

 

                 Vanesa.

 

FOTOS: 1- Romualdo Quiroga como Romualdo Cavallasca en el álbum de figuritas “Señorita Maestra” 2- Romualdo Quiroga en la entrada de “Señorita Maestra” (Tomada de Youtube) 3- Romualdo Quiroga como Romualdo Cavallasca en la revista de la obra de teatro “Señorita Maestra” (1984). Gentileza de Graciela Clusó.

 

{
}
{
}

Comentarios Romualdo Quiroga; por siempre Cavallasca.

Vane, me encantó el recuerdo de este actor tan versatil. Lo recuerdo en pelis muy para pibes y en otras para adultos con un poco más de oficio. Tenía cierto "tipo" de arrabal que explotó bien. Quizás quedó un poco encasillado, pero esos son vicios de una insdutria del cine que en Argentina no ofrece muchas alternativas para explorar personajes. Muy buen recuerdo.
Ricardo
Ricardo Ricardo 13/12/2010 a las 21:03
Hola, Alvaro:

                                           Tu comentario, como siempre no admite el agregado de una como más. Así como Romualdo Quiroga era un actor nato vos sos, que duda cabe, un mago con la palabra. Lográs que tus sentimientos hablen a través de ellas. Yo trato de hacerlo pero con resultados muy pobres.

                                             Me acuerdo bien de "la Colimba no es la Guerra". No puede decirse que me haya gustado, pero el papel de Quiroga estaba muy bien conseguido  . Era un duro y un tierno, todo al mismo tiempo. ¡Y te lo creías! Si un actor hace su personaje creíble no nació para otra cosa.

                                               Siento un poco de vergüenza ajena al ponerme a ver televisión hoy en día y comparar a todos aquellos actorazos de entonces con los payasescos personajes de ahora...Me hace acordar al lapidario juício de Víctor Hugo (no comparto sus ideas políticas pero en esta ocasión metió un golazo)  , cuando comparó a Napoleón con su sobrino, Napoleón III llamando al primero "el grande" y al segundo "el pequeño". Entre la televisión de antes y la actual, media exactamente la misma diferencia.

                                              Un beso
                                              Vane.                      
Hola, Ricardo:

                                         Si, es verdad. Romualdo Quiroga actuó en películas de perfil muy infantil, aunque también incursionó en otras completamente diferentes, como es el caso de "Carne". Sin embargo, son más numerosas sus intervenciones en films "intermedios", si puedo llamarlos de esa manera. Y ahí se lucía.

                                            Lo de la encasillada no es solamente atribuíble a nuestro pobre país. Lo sufren casi todos y es muy común ver a actores con gran potencial interpretativo, repetirse a sí mismos por culpa de directores y guionistas. A pocos artistas se les ha permitido "hacer de todo", aunque hubo grandes que pudieron pasar de comedia a drama   o hacer de malo y de bueno, de santo o malandra sin deterioro de su calidad actoral. No sé si Romualdo Quiroga hubiese podido salir airoso de esta prueba...de todos modos, nunca lo dejaron intentarlo.

                                              Un beso
                                               Vane.
Hola Vane,
                         Muy bueno el homenaje a Romualdo Quiroga. Es una de esos grandes actores argentinos, que a pesar que nunca han alcanzado un protagonico (aunque recordemos la frase famosa: "No existen papeles pequeños, sino grandes actores") , siempre estara en la memoria de todos los de nuestra generacion y las anteriores.
                       Como vos decis siempre fue encasillado en personajes con caracteristicas similares, pero esto pasa no solo aqui sino en otras partes del mundo.
                       Recuerdo muy bien la pelicula Carne, y la famosa anecdota, aunque segun cuenta la Coca Sarli, no fue tan asi como se cuenta. Ella dice que si lo animo a Romualdo Quiroga cuando se sintio incomodo para realizar la escena, recordandole que ese era su trabajo, y lo tomara como tal. Pero segun ella, sus palabras no fueron las que se le atribuyen popularmente, y pienso que debe ser asi, porque a pesar de haber hecho las peliculas que hizo, tan subidas de tono para aquella epoca, la Coca es una mujer muy timida y muy educada, por lo tanto no la imagino diciendo esas palabras.
                      Concuerdo con vos Vane, al decir que Quiroga pudo haber hecho otros papeles opuestos a los que le asignaban, ya que era un muy buen actor. Pero la T.V. y el cine, tiene la costumbre de encasillar a sus actores, no ocurre lo mismo en teatro donde el actor tiene mas libertad para la creacion y elaboracion de sus personajes.
Dario Dario 20/12/2010 a las 05:09
hola a todos y en especial a vanessa ,pues aqui reportandome de nuevo para dar a saber que aunque no segido si entro y me sigo enterando de todo lo que salga de la jacinta.
raf raf 11/03/2011 a las 05:21
Quiero expresar mi humilde agradecimiento por este recuerdo a este gran Romualdo Quiroga, gracias señorita Vanesa. Precisamente hoy ví por "Volver" la película Canuto Cañete conscripto del siete que protagoniza el gran Carlitos Balá y este actor de los de verdad del cual estamos hablando.
Eso me motivó a buscar información sobre don Romualdo y me encontré con esta bella página y con este recuerdo tan lindo, siendo yo muy chico lo ví junto a don Rodolfo Bebán saliendo de canal 9 cuando grababan Malevo, mis tíos vivían en el edificio de Salguero y Castex y desde el 6ª piso espiaba las grabaciones cuando ponian en marcha el viejo Ford...años 70 y pico yo con seis o siete años de visita en Buenos Aires y poder conocer a estos grandes, un verdadero regalo. Coincido plenamente con todo lo expresado por Alvaro, todo lo que el manifieste es real y como duele, tanta decadencia en un medio que supo dar figuras tan importantes ARTISTAS y no esta mugre que hoy nos rodea, como decía un cómico antiguo...son damajuanas con berretín de botellas...
Muchísimo cariños de todo corazón.
Pedro Pedro 06/06/2011 a las 21:25
Que gran actor !!!! Tenia un gran caracter. Me acuerdo cuando actuaba en Jacinta Pichimahuida que se prendia un pucho o cuando lo retaba a su hijo, Palmiro.

Deja tu comentario Romualdo Quiroga; por siempre Cavallasca.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre