Avisar de contenido inadecuado

Regalito Navideño para los seguidores de Graciela Cimer.

{
}

Queridos Jacintófilos:

                                                        No se trata de que aquí tengamos un favoritismo exclusivo por Graciela Cimer. Como bien saben, las tres versiones de nuestra telenovela  más querida nos importan por igual. No privilegiamos a ninguna por sobre la otra, y lo mismo podemos decir de sus intérpretes. No fue mejor ni peor la Meche interpretada por Cristina Gastaldi que la de Alejandra Cháves, Marcela Villordo o Gloria Carrá. En todo caso, no nos corresponde decir a nosotros cual nos gusta más. Lo publicado en estas páginas, lo va siendo a medida que se encuentra y a veces, determinados actores o personajes, toman la posta sin saberse muy bien por qué. De pronto, aparece una buena cantidad de información sobre Graciela Cimer (como ahora), súbitamente ésta cesa de improviso y nos llegan carradas de notícias acerca de Cristina Gastaldi u otro actor del ciclo . Cualquiera que haya emprendido una investigación orientada a tal o cual tema, les podrá decir si ésto es o no así.

                                                        Pero dejémosnos de prolegómenos; para discursos están los políticos. Hoy estoy acá, para hacerles otro regalito de parte de Guada Aballe, quien subió a Yotube un hermoso video homenaje a Graciela Cimer.La música, aunque pueda parecer algo incongruente , la eligió Guadalupe misma, porque dice haber sentido como si Cimer misma le dictase la melodía. Se trata de una vieja canción inglesa, cuyos versos parecen haber sido escritos por Ana Bolena en persona, en las vísperas de su ejecución, sintiendo toda la angustia de la proximidad de su muerte. En todo caso, estas estrofas son conocidas al menos desde el siglo XVII y se ha titulado a esta melodía: "Oh, death, rock me asleep".Quería compartir el video con ustedes y ponerlo a los pies del arbolito virtual del blog, junto al Pesebre. Sería demasiado pedirles que no lo habrán hasta el 24 a la medianoche, después del brindis y antes de ir a ver el despliegue de luces artificiales a la terraza del departamento, a la vereda o al patio de la casa. Aunque somos todos grandes, la impaciencia nos consume como a chicos cuando de regalitos se trata. No, abranlo ahora...pero eso sí, el 24 de diciembre, con la copa en alto, brindando por el cumpleaños de Cristo y por nuestras famílias, tengamos en el recuerdo a todos cuantos hicieron posíble este hermoso sueño televisivo (ya lo pedí el año pasado, de acuerdo, pero éste, tampoco va a estar demás). Digamos ¡Salud! por Cristina Lemercier, Graciela Cimer, Martín Ruíz, Julito Silva, Daniel Lagos, José Badjer, Romualdo Quiroga, Beto Gianola, Alberto Busaid, Jorge Barreiro, Rey Charol, Noemí del Castillo , Abel Santa Cruz...y por supuesto, Jacinta Pichimahuida, la de carne y hueso, la maestra de cabellos castaño claro y "anteojos morrudos" que por primera vez en su vida, tuvo a cargo un grado en la escuela Julio Argentino Roca, en 1919 aproximadamente y dio pie al comienzo de una historia ya sin fin ...

Y para rubricar ésto tan especial, he aquí la prosa poética enviada por el amigo Ricardo, recordando a su amor platónico, después de años de su muerte.

"...

A Graciela Cimer

Por aquel sueño hermoso del 75 en Mar del Plata

De Ricardo Carossino

 

Tenía ganas de escribirte y busqué alguna musa de noche fría, de bar vacío, de copas sensibles. El whisky se asienta, mientras, afuera el viento deshoja los árboles de un Almagro áspero y vago.

Tenía ganas de escribir después de meses bravos, de bolsillos secos, de lágrimas atragantadas, de latidos desbocados por la intranquilidad. Y entonces, así, como si un eco lejano chocara contra mi ventana sucia, te recordé, y me pregunté de dónde viniste, de qué primaveral pretérito escondido en mis ojos. Te recordé Graciela, y me pregunté de qué misterio añejo llegaste en esta noche rara. 

Fue hace muchos años ya cuando te vi por primera vez, en una carpa de Mar del Plata en 1975. Qué ganas de gritar ¡Etelvina!, tuve. Pero la revelación brutal de tu ángel frente a mis ojos pequeños, me hizo callar. Me atraganté de silencio y de emoción.

Todavía recuerdo, ahora lo descubro, que aquel día saliste a actuar en día cálido y joven. Tan hermosa estabas, con tu delantal blanco y una sonrisa que te rompía la cara de tanta felicidad. Y ni aplaudir pude.

Qué jóvenes éramos. Yo, apenas 12, inocente aún de las cosas que me esperaban. Vos, ignorante de tu destino siniestro. Ahí estabas, frente a mí, especial y distinta a todas, y empezaste a actuar.

Pero qué sabías vos que yo te miraba. Pero qué me importaba que no lo supieras. Vos actuabas para a mí, Eterlvina, sólo a mí. Te vi lejana. Distante, inalcanzable, maravillosa, única e irrepetible, sencilla, indiferente, displicente, pero tierna, invitándome a quererte.

Y hoy, treinta y cinco espinosos años más tarde, con un pelo gris, con marcas en una cara tranquila, con los mismos ojos de aquel día que te vi, y con tantas palabras ansiosas en este invierno tardío, tuve ganas de escribir y te recordé.

Y ahí estabas Graciela. Igual que siempre, y te dediqué esta ceremonia de recuerdos de miel, sólo para vos. Cómo explicarte cuántas vidas sos en mí.

El enamoramiento infantil, la magia de pararse al borde de la adolescencia, tantos sueños, tantas risas, tantos cielos, tantas arenas de verano, tantas madrugadas de perfumes dulzones, tantas veces imaginándote en la modorra de las siestas y buscándote en una revista al salir del colegio.

Hoy tenía ganas de escribir, Graciela, y encontré esta carta para vos, sorpresiva, extraña, tal vez pensada hace años, que esperó a esta noche para nacer.

Hoy tenía ganas de escribir y te encontré en un recuerdo en medio de tantos años, como el último suspiro de aquel `75, que se quedó atrapado en tu imagen, que me guardé en un rincón lejano de la mente, como una flor en un libro, y que ahora te devuelvo por fin, porque era tuyo, porque te pertenecía a vos, Graciela Cimer..."

   Les confieso que la carta de Ricardo, me hizo lagrimear en su momento, al leerla por primera vez. Quizá también a ustedes les arranque alguna lagrimita. Pero el recuerdo de Graciela Cimer no debe empujarnos al llanto. Su sonrisa era muy dulce y sería una paradoja que nos produjese sentimientos siquiera similares a la amargura.

    Vanesa.

 

P.D: ¿Alguien sabe como bajar DIRECTAMENTE un video de Youtube al blog para que se vea en la página? Seguí todas las indicaciones posíbles y no encuentro el modo de hacerlo...

{
}
{
}

Comentarios Regalito Navideño para los seguidores de Graciela Cimer.

Hola, Alvaro:

                                         Yo había leído lo del código Embed, pero no lo encontraba. Mañana, con más tiempo voy a ver si sigo tu consejito, el cual por cierto, se agradece. En esto sos mucho más ducho que yo. Jajaja...

                                            Lo que me gustaría es hacer un video con Laura Tuny como Etelvina (y de paso, con todos los personajes), pero soy un verdadero animal en esto de la computación. Fuera de escribir, pegar, recortar y "mejorar" fotos no sé hacer NADA. A este video, como expliqué antes, no lo hice yo. Se debe a Guada Aballe. Ella me lo mandó y me pareció una atención a ella y a todos los seguidores de Graciela Cimer colgarlo en este blog. No puse ninguno de Laura Tuny por su música....No soy muy fana del "pop", ¿Vio , don? Pero ya me las voy a arreglar para que la cosa no quede muy desbalanceada. Siempre algo se me ocurre.

                                           A propósito de este tema, aprovecho la ocasión para volver a referirme a ésto: me escasea el material de "Señorita Maestra" y "Séptimo Grado". No es mala voluntad mía. Quisiera escribir más sobre la versión Lemercier, pero encuentro muy poco. Les juro que ésto no tiene nada que ver con una cuestión de favoritismo. Se fue dando así. Tampoco es favoritismo el que haya encontrado la película de la versión Medrano gracias a Tulio Hernández y ningún capítulo de "Señorita Maestra". Las cosas se han dado así y no hay nadie más frustrada que yo por el asunto...

                                          Un beso y gracias por las directivas con Youtube...Ya veré como me manejo con el famoso EMBED.
                                             Vanesa.
Soy una bestia...No encuentro nada que diga Embed en ninguna parte. Me cansé de buscarlo donde se indica en varios foros destinados a esto (es decir, a la derecha, bien abajo del nombre del dueño del video) y no aparece...Además, en mi caso, los nombres de los usuarios se ven a la izquierda de la pantalla...

Gracias de todas formas.
Vane.
¡Se agradece, Alumno Alvaro! Es usted un caballero.

Un besote
 Vane.
Hola Vanesa y apreciados seguidores del blog del ensueño. Saludos a todas y todos.
Las radiografías de los actores y personajes que Vanesa nos presenta son muy exquisitas y sacian la curiosidad por conocer más de aquellos que alguna vez, y quizá todavía aún, nos hicieron soñar con una escuela llena de saber y de ternura. Pero también da mucho pesar la marcada ausencia de material suficiente que permita abarcar todas versiones de la telenovela y sus diferentes participantes. Paciencia Vanesa, porque estoy seguro que con tu perseverancia y la de tus amigos pronto vendrá a nosotros esa “tierra prometida”, cargada de ríos de leche y miel.
El poema de Álvaro (porque no me parece una carta) está preciosísimo y, aprovechando este espacio, le envío mis más sinceras felicitaciones por tan magistral obra de arte. Al leerlo y re-leerlo se me vino a la mente la tendencia usada por Gustavo Adolfo Bécquer y sus “Rimas y Leyendas”, en donde se conjuga ese romanticismo persistente, limpio y franco (como todo enamoramiento infantil) con la tierna tristeza y nostalgia por ese amor que pudo, pero no fue.
Muy interesante también el género usado, al mejor estilo de Pablo Neruda o de Ernesto Cardenal. Un estilo libre y sin atadura en la cual se entrelazan (o se besan) de manera magistral los versos pero sin ser versos, las rimas pero sin ser rimas, priorizando los recursos poéticos (metáforas por ejemplo) y el ritmo por encima de la métrica tradicional. En lo particular, es mi estilo favorito para escribir, aunque disfruto mucho también de los estilos que riman.
Y si a contundencia se refiere respecto al cierre del poema, me recordaste a mi compatriota Rubén Darío que conoció y admiró la tierra Argentina al punto de sentirse también suyo como lo es de mi Nicaragua. “Cómo explicarte cuantas vidas sos sin mí” o “…y que ahora te devuelvo por fin, porque era tuyo…” son frases que permiten al menos entender la magnitud del amor, de la admiración y de la melancolía profesada, aunque sólo él sabrá cuan inmensos son esos sentimientos. Una creación de esta magnitud no pudo haber nacido sino de un corazón limpio que palpita y siente de verdad.
Imposible no asomar una lágrima a la pupila como bien decís Vanesa. Pero el llanto también es expresión de amor. En este caso bien vale la pena. Y si conjugamos ese poema con el video que pusiste…
Con un cariñoso saludo.
Nelson.
Nelson Nelson 21/12/2010 a las 18:49
Hola, Nelson:

                                            Y muy feliz Navidad, de paso. Ojalá la pases  bien ese día venturoso en la dulce Nicaragua, junto a tus  seres amados. Hiciste bien en recordar a Rubén Darío, a quien en mi país consideramos un argentino "honoris causa". Tanto amó Darío a la Argentina, que fue uno de los poetas que mejor le cantaron. Dejó un recuerdo imborrable, y además muchos amigos en nuestra patria. Buena señal es esa de hacer amigos; habla de un buen corazón sin dobleces.

                                            El poema no pertenece a Alvaro, sino a Ricardo Carossino, otro amigo del blog , una persona con mayúscula que enaltece este pequeño espacio donde todos somos eternos alumnos de delantal blanco . No puede visitarnos mucho debido a su trabajo, pero cada intervención suya es un verdadero lujo...¡Como las tuyas amigo Nelson! Aparecés con cuentagotas, pero vale la pena hacerse desear tanto, pues nunca defraudás.

                                              La falta de material es un verdadero problema para quienes tratamos de rescatar del olvido, una memoria perteneciente a todo un continente. La segunda versión de "La Maestra que no se olvida" no nos presenta grandes escollos; hemos encontrado mucho a su respecto, desde fotografías inéditas a una película (gracias al amigo Tulio Hernández), pasando por información de todo tipo. La primera, de la cual poco y nada sabíamos está también bastante cubierta...pero inexplicablemente "Señorita Maestra" sigue trayéndome quebraderos de cabeza...¡Se rodó en la década del 80' y se esfumaron casi todas las fotos, las cintas grabadas y la información sobre ella! Los actores participantes dicen estar orgullosos de haber actuado en el ciclo, pero no prestan colaboración...o dicen que la van a prestar y luego no aparecen más. ¿Se habrán creído de verdad esa patraña de la maldición?

                                      Reciba un abrazo fraterno desde esta querida Argentina
                                      a un hijo de esa dulce y bravía tierra nicaragüense.
                                      Vanesa.
Hola Vanesa,
                             FELIZ NAVIDAD para vos y todos los jacintofilos, espero que la hayan pasado muy bien junto a sus seres queridos en esta fecha tan especial.
                             Muy lindo el homenaje a Graciela Cimer, muy lindas las imagenes, muchas gracias al que las proveyo, ya que hasta hace un tiempo, como te lo comente en un momento, solo habia muy pocas fotos de Graciela en la web, y en las pocas que habia, aparecia con una expresion muy triste. En muchas de estas que aparecen en el video y otras que publicaste en el  blog, se la puede ver alegre y resplandeciente como siempre aparecia en la tele, especialmente cuando no interpretaba a esas malvadas que tan bien componia. 
                            Conmovedor el poema de Ricardo, me siento muy identificado con el, porque yo, al igual que muchos, estaba tambien perdidamente enamorado de Graciela y soñaba con conocerla personalmente, recuerdo que en esa epoca suspiraba por toda rubia que habia en el colegio y tuviera un aire a Etelvina. Ya de adolescente y cuando empezaba a dar mis primeros pasos en el teatro, soñaba con actuar junto a ella. Creo que ya te lo comente, pero cuando estuve actuando en una obra junto a Ramon Perello, me canse de pedirle que invitara a Graciela para que vaya a verla. Pero en ese momento el estaba en la produccion de Cristina Lemercier y tenia poco contacto con ella, asi que me tuve que conformar con las anecdotas de Jacinta.
                           No volvi a tener otro amor platonico imposible con otra actriz como el que tuve con Graciela y pienso que a muchos de los jacintofilos de mi edad les paso lo mismo. Esto se puede ver perfectamente en el blog.
                          Gracias Vanesa por estos recuerdos y estos regalitos que nos haces cada tanto. Espero que pronto puedas conseguir mas material de video para compartir con todos.  Un beso.

                            
Dario Dario 27/12/2010 a las 02:41
Hola Vanesa: Realmente me quede helada de  la emoción todavía no puedo reaccionar porque esto es uno de los mejores regalos de Navidad y tambien de mi cumpleaños que fue para esta misma fecha en Navidad  Sos lo más grande que hay porque llegaste a mi corazón con todo tu amor que andas repartiendo por este blog  como Jesús lo hace con sus Semejantes . Recuerdo cada una de estas fotos y te juro no paro de llorar de la gran super alegria que me provoca esteimpresionante video que de tanto pasarlo mi computadora  se hizo miniatura .Algunos de estos videos pertenecen al cumleaños de Etelvina cuando baila co Cirilo  tambien cuando hace las participaciones en la maquinq de escribir  Y algunas de sus tantas novelas Y fotonovelas
Te lo vuevo a repetir y no me canso sos como Dios que anda haciendo el bien a todas las personas de este re lindo blog y sobretodo a mi que de las seguidoras de Graciela Cmemer soy recontra fanatica

                                                   Un gran abrazo ala secretaria de Dios
Susana Susana 10/01/2011 a las 20:45
Querida Susana:

                                                 No te puedo explicar el nudo que siento en la garganta después de leer tus palabras...Me da mucha alegría poder difundir estas imágenes. En su momento, yo quise ver imágenes de la versión Medrano, la primera de la que disfruté siendo muy chiquita y no podía conseguir ninguna. Fue un milagro para mí ver llegar a mis manos las revistas, la película, fotos casi inéditas y mucha información sobre la "Jacinta Pichimahuida" de los años 1974-77, por eso, decidí poner todo el material en la web. Quería que quien buscase recuperar su memoria, lo hiciese sin las dificultades por las que yo debí pasar. Imagino la emoción de aquellos chicos y chicas, hoy todos hombres y mujeres, al encontrarse con esos tesoros de la infancia con solo cliquear un par de veces o poner en el buscador "Jacinta Pichimahuida". Antes, no había fotos ni información fidedigna de ninguna de las tres versiones de la novela...ahora, hay decenas de imágenes, música y muy buenos datos corroborables acerca de cada una de ellas. No gracias a mí, sino a todos los colaboradores del blog.

                        Te agradezco infinitamente los desbordados elogios (¡¡¡Secretaria de Dios!!! ¿No te parece mucho, Susi?) y  espero poder seguir ofreciendo lo mejor para los seguidores de las tres ( mejor dicho, de las cuatro) Jacintas de la tele, de la del radioteatro y de la verdadera, la protagonista de una historia que comenzó a principios de los años 20', pero que ya no tendrá fin jamás.

                            Un besote
                            Vane.

Deja tu comentario Regalito Navideño para los seguidores de Graciela Cimer.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre