Avisar de contenido inadecuado

Propuesta interactiva.

{
}

gordoanselmi.jpg

 

"¡Buenas tardes, chicos!", como diría Jacinta Pichimahuida al dar su bienvenida a sus queridas blancas palomitas.

  Ya sé que estamos en vacaciones de invierno y durante esos gloriosos días, los chicos deberían divertirse lo más posíble, sin atarse a un horario para levantarse, hacer los deberes y cumplir con sus obligaciones escolares. Las vacaciones se han hecho para divertirse, que tanto ni que tanto...Pero hoy vengo a hacerles una propuesta que seguramente no les será desagradable. No supone ningún trabajo penoso, sino más bien un ejercício dulcísimo para nuestras adormecidas neuronas: recordar nuestros años de la primaria.

   Sí, señores. Como durante años se ha hablado de lo" irreal" de la trama de "Jacinta Pichimahuida" y "Señorita Maestra", me gustaría que todos hicieramos memoria para recordar esos momentos de nuestro paso por el "cole", plausibles de figurar a modo de capítulo en nuestra telenovela infantil favorita. De ese modo, podremos constatar , la existencia o no de momentos similares a los mostrados en la serie, pero tomados de la vida real, como hizo Santa Cruz a la hora de escribir su libro. También podríamos pedir colaboración a nuestros parientes mayores para que ellos nos cuenten anécdotas de cuando estudiaban y publicarlas aquí. Yo tengo unas cuantas para compartir con ustedes, pero no me parece correcto hablar primero. ..¡Además, me muero de ganas de conocer sus experiencias escolares! Gus ya comentó algo relacionado con su vida en las aulas, referido a Biondi..pero para conocer la anécdota, van a tener que visitar uno de sus blogs  ( teleretrotv.blogspot.com ) y dejarle un mensajito...Jejeje. Cuando puedo les hago publicidad gratis, muchachos...

        Bueno, ché...aquí los espero. No sé por qué, pero creo que con esta propuesta, nos vamos a divertir todos. "Sanamente y en família...", como decía alguien alguna vez.        

            ¡Gracias por participar! 

              Vanesa.

FOTOS: 1- Fernando Florentín (Anselmi, versión Lemercier) y Omar Lefosse (Palmiro Cavallasca, versión Lemercier). Fuente: Album "Señorita Maestra"                  

 

 

                        

{
}
{
}

Comentarios Propuesta interactiva.

Alumno Alvaro:

                                           No exagere...Ni que alguien acá tuviera la edad de Matusalén. Le pegamos en el palo, pero no es para tanto...¿O sí? ¬¬U

                                             Vanesa.
UUUUHH.. QUE TEMA, AMIGA... TENGO MUCHOS RECUERDOS, BUENOS Y NO TANTO..PREFIERO CONTAR LOS BUENOS ( CREO Q YA LO CONTÉ PERO VALE EL REPLAY), GENERALMENTE EN LOS Q YO ERA EL CENTRO DE ATENCIÓN ( NO LO DIGO POR PEDANTERÍA, SINO Q ME TRANSPORTO A LA EPOCA DE CHICO )..EN 5TO GRADO ( 1974) RECUERDO Q EN LAS HORAS DE RECREACIÓN LA MAESTRA ( SRTA ERNESTINA CAMPOS, Q CUANDO SE ENOJABA, NOS DECÍA MOCOSOS IMPERTINENTES, JA ) ORGANIZABA UNA ESPECIE DE OPERACIÓN TRIUNFO.

CADA UNO  PASABA AL FRENTE  A HACER LO SUYO, CANTABAN FOLCLORE Y ALGUNA CANCION SOSA, Y CUANDO ME TOCÓ MI TURNO, ARRANQUÉ CON "YO, MAÑANA" DE DYANGO Y FUI EL MÁS APLAUDIDO,NO POR QUE CANTABA BIEN, SINO POR LA GARRA QUE LE HABÍA PUESTO A LA ACTUACIÓN..Y EN EL ESTRIBILLO ( MIRAME A LOS OJOS, MIRA VIDA MÍA, DIME QUE ME QUIERES COMO LO HAGO YO..)MIRABA A LA CHICA QUE ME GUSTABA..DEMÁS ESTÁ DECIR QUE ELLA NUNCA SUPO MI INQUIETUD, JA, JA...
Hola, Gitano:

                                       Me dio risa lo de "Mocosos impetinentes"...Jajjaaa.

                                       Sí, habías contado la anécdota de "Operación Triunfo" versión escolar, pero te faltó el aditamento de tu mirada llena de pasión a la chica que te gustaba. Con ésto, la completaste flor y flor.

                                       En efecto, ese recuerdo podría muy bien haber figurado en "Jacinta Pichimahuida", de hecho, en el libro, Santa Cruz cuenta algo muy parecido. Jacinta les había pedido a los chicos que mostraran sus habilidades para poderlas aprovechar en el próximo festival de la cooperadora ...Y comenzó el acostumbrado desfile de poesías patrias, a la madre, etc, etc. Pero en eso, nuestro Abel pidió pasar a "cantar una canción", y se descolgó con una Milonga de moda, medio canyengue que había oído de boca de la empleada doméstica de su casa. La diferencia fue que "la Jacinta" no lo dejó pasar del estribillo (un poco subido de tono) y le dijo que aquello había estado muy bien, pero tal vez fuese mejor buscar otro tipo de versos para el festival. Jajaja...Tu descripción de la canción de Django me hizo pensar instantáneamente en esa anécdota.

                                        Vanesa.
¬¬U  Hola Vanesa y a todos los Jacintòfilos.Les cuento que tengo que hacer mucha memoria para recordar anècdotas de mi escuela primaria,je.
Hacìa muchìsimo que no podìa ingresar al blog por cuestiones personales,por eso quiero aclarar que me identifiquè de dos maneras,porque leì que hay otra chica Jacintòfila llamada Verònica y no quiero que se hagan lìo,jajaja.Besitos a todos,me encanta el Blog,lo disfruto muchìsimo.
Verònica (Verito) Verònica (Verito) 01/08/2009 a las 05:27
Hola, Verito:

                                   Gracias por pasar a visitarnos. Y no te disculpes. Todos tenemos nuestros problemas personales, así que entendemos tu imposibilidad de pasar antes por acá. En este blog no hacemos preguntas. Si alguien está ausente y luego regresa, lo volvemos a recibir con los brazos abiertos. Aprendimos esas cosas de Jacinta Pichimahuida.

                                        No creo que tengas que hacer tanto esfuerzo para acordarte de la infancia (jajaja). Mis abuelos y bisabuelos me solían contar muchas anécdotas de sus años de escolares siendo mucho más viejos que cualquiera de nosotros...¡Y algunas eran muy dignas de "Jacinta Pichimahuida" o "Señorita Maestra"! Mucha gente tiene la falsa idea de que a principios del siglo XX las relaciones entre las personas eran muy solemnes y alambicadas...¡Nada más lejos de la realidad! Ya van a ver cuando les cuente...Pero insisto en que alguien abra la brecha primero. Reconozco ser un poco vaga: ¡Me gusta más leer que escribir!

                                            Un abrazo.
                                            Vanesa.
Gente, hoy domingo en el canal Volver están pasando episodios, o fragmentos, de varias producciones nacionales, novelas, etc. de los años dorados. Acabo de encontrarlo! Ojalá lean este mensaje a tiempo. Parece que comenzaba ayer la cosa.
A ver si el canal se acuerda de la maestra que no se olvida.

Saludos a todos
 Ariel
Ariel Ariel 02/08/2009 a las 20:34
Hola Vanesa y jacintòfilos:
Muchas gracias por la menciòn al blog! pobres tus lectores espero no hayan entrado jejej porquè saturarlos asì???  En fin, este tipo de propuestas estàn buenas, yo que vos las dejarìa un tiempito antes de comenzar otros post asì conocemos las anècdotas de los demàs lectores, o alguna del Gitano que por lo que leo no tienen desperdicio jeje...
Ariel: mirà que no dieron nada de Jacinta pero ojo porque se viene un ciclo conducido por Cacho Fontana de 15 especiales en donde revisaràn la historia de la tele, espero que cumplan
saludos a todos!
Gus
Gus Gus 03/08/2009 a las 19:45
Hola, Gus y Ariel:


                             Tuve que publicar el mensaje sobre Patiño porque voy a uno por semana, más o menos y no quisiera tener al blog inactivo durante el mes de agosto. Pero no hay problemas porque la "propuesta interactiva" es el mensaje que le sigue inmediatamente. Desde ya me relamo de gusto imaginando las anécdotas de Gitano. Yo creo que a esta altura, nuestro amigo podría escribir un libro contando las cosas que le pasaron.

                                  Ariel:  Ví el programa de "Volver" que decís, pero lo de siempre...Jacinta quedó afuera. Ojalá que en los especiales de Cacho Fontana que Gus nos anuncia cual heraldo de buenas nuevas, (Jajaja...Nos va bien el estilo antíguo) le den cabida. Quizá sea tener demasiadas aspiraciones, pero me gustaría que se mencionara que hubo tres versiones argentinas del mismo teleteatro, basados en las vivencias de la escolaridad de Abel Santa Cruz...¿Podremos ver un programa, o al menos el segmento de un programa, de esas características? Yo, personalmente, lo dudo. Pero de todas maneras crucemos los dedos para que ESE programa, sea el de Cacho Fontana.

                                    Vanesa.
HOLA, AMIGOS.. LES PASO UN DATO Q ESPERO PUEDAN APROVECHAR.. COMPRÉ EN MERCADO LIBRE EL" LIBRO DE ORO DE NUESTRA TELEVISIÓN" ( editado por ata).. ESPECTACULAR ES POCO!!!200 PAGINAS DE PAPEL ILUSTRACIÓN, CON UNAS  FOTOS MARAVILLOSAS DE NUESTROS ICONOS DE NUESTRA QUERIDA TV ( OLMEDO, BIONDI, PINKY, MANCERA, ETC ).. EL PRECIO? 15 MANGOS!!!!.. APROVECHEN Q TODAVÍA HAY...
Hola, Gitano:
Creo que a ese lo tiene Gus. Voy a ver si aprovecho y lo compro yo también. ¡Suena bueno! Y además, el precio es una bicoca...
¡Nosss vemosss!
Vanesa.
Hola Vanesa
Gracias por verlo, y lástima que no pasaron nada de nuestra maestra.
Avisémonos ante cualquier otro programa que aparezca. Gus, estaré alerta por el que dijiste también, del recordado conductor.
Ahora, hablando de Cacho, ¿se acuerdan de ...
1 ) a qué había que decrile sí?
2 ) quién pregunta por (y cuántos) millones?
3 ) pasan cosas lindas en una familia, muchas se viven con ...
Vane, habías hecho la propuesta interactiva y me fui a ... esto, vale?
 Ariel
Ariel Ariel 08/08/2009 a las 05:12
Hola, Ariel:
Acá van algunas respuestitas.
1- Había que decirle "sí", a Terrabusi.
2- "Odol" pregunta, pero a los millones, no me los acuerdo. Con tantas devaluaciones, quitado y agregado de ceros, ya no me funca el cerebro para esas cuentas. Jajaja...
3- Las cosas lindas que se viven en una família, suelen pasar con "Crespi". ¿La pegué? Lo que no me sale en este momento es si decía "Crespi seco" o "Crespi" a secas.
No importa que no hayas hablado de tus anécdotas escolares. La tuya es también una propuesta interactiva.
Un saludito
Vane.
Jaja ... así eran tal cual la de Dígale sí y el de Odol. Yo creo que usaba Odolito.
Y en la otra creo que mezclé los slogans. Puede que sea ese que decís. El que tenía en la memoria era "En las cosas simples está el verdadero sabor de la vida. Así pensamos los que hacemos ... ". Si lo descubrís te regalo un paquete de galletitas ...
 Ariel
Ariel Ariel 08/08/2009 a las 22:27
HOLA A TODOS!!! CUENTO OTRA ANÉCDOTA, NO MUY GRATA, PERO VALE..RESULTA Q EN UNA HORA LIBRE, EN 7MO GRADO, EMPEZAMOS A TIRARNOS COSAS ENTRE TODOS.. VOLABAN TIZAS, CARTUCHERAS, CUADERNOS, ETC.. ALGO MUY NORMAL PARA PIBES DE 12 AÑOS.. EN UN MOMENTO, DE PLENA EUFORIA, NO SÉ POR QUÉ, SE ME OCURRIÓ AGARRAR MI PORTAFOLIO ( MOCHILA? QUE ES ESO? ) Y REVOLEARLO AL TECHO, CON TANTA MALA SUERTE Q LE PEGUÉ A LA ARAÑA ( UNA ESPECIE DE GLOBO DE MEDIO METRO DE DIAMETRO ) Y SE VINO ABAJO, UNA EXPLOSIÓN, LLEGÓ LA DIRECTORA, LA MAESTRA ( UNA SEÑORA MAYOR MUUUY MALA ONDA ), TODOS RODEÁNDOME Y MIRANDO CON MIRADA ACUSADORA.. QUERÍA Q ME TRAGASE LA TIERRA.. BUENO, REDONDEANDO, PARA NO TENER PROBLEMAS, ME COMPROMETÍ A PAGAR EL IMPORTE DEL DAÑO OCASIONADO..ERA MUCHA PLATA, MIS VIEJOS SE HABÍAN IDO A BS AS, TODO MAL..
PERO PASÓ ALGO INCREÍBLE.. EL Q SIEMPRE ME CARGABA, EL SOBRADOR DEL CURSO, EL Q YO NO PODÍA NI VER, SE ENCARGÓ DE HACER UNA VAQUITA ENTRE TODOS PARA AYUDARME A PAGAR LA ARAÑA..( DE TODAS MANERAS, NO TODAS FUERON ROSAS, LAS ETELVINAS DEL CURSO, HICIERON OIDOS SORDOS A LA PROPUESTA, PERO LO Q RESCATO FUE LA ACTITUD DE MI COMPAÑERO )..
PASADOS UNAS SEMANAS, ME SIGUIÓ GASTANDO, Y MOLESTANDO, PERO YO YA LO TOMABA DE OTRA MANERA, JA, JA..
UN CAPÍTULO DIGNO DE JACINTA, NO?
Hola, Ariel:
Creo que la respuesta es "...los que hacemos Criollitas" . ¿Me gané el paquete prometido? Siempre me gustaron esas galletitas, sobre todo si vienen morenitas. Si están medio blancas, las meto en el horno, jajaja.
Yo llegué a usar "Odolito" ¡Pero me lo comía! Como me comía también el "Blenda-Med" y el "Coqueterías" de ananá. Los "Pibes" y "Coqueterías" eran una especie de gel y especialmente ricos...Para lavarme los dientes lo hacía con la pasta de los grandes, porque me gustaba que me quedara el aliento fresco y la boca con sabor a menta. "Odolito" venía de un lado, con el logo del "Pibe Odol", que era un rubio de rulitos vestido con un traje parecido al de Superman y del otro, con una foca muy graciosa...
Vanesa.
Hola, Gitano:
¡Yo sabía que vos nos ibas a roporcionar material de calidad! ¡Ché! ¡Te mandaste una digna de Canuto, Anselmi y Siracusa los tres juntos! Me imagino lo mal que te habrás sentido cuando la araña se vino abajo...Son esas cosas que ocurren sin que las pienses y después te querés morir.
Por suerte, el "Jorge Batallán" del grado se encargó de ayudarte . Es curioso como a veces, la mano tendida viene de parte de alguien a quien creíamos lo peor de lo peor. Eso te ayuda a reflexionar y a ir creciendo.En ocasiones, descubrimos que los pretendidos "malos" del salón de clases, tenían un angelito escondido en el pecho y que los estudiosos desteñidos y aburridos, de golpe se pueden soltar haciendo alguna travesura hasta cierto punto impropia de ellos. La vida del colegio tiene esas cosas. Es como el mundo de los adultos, pero en chiquitito.
La historia es realmente digna de "Jacinta Pichimahuida" . Sin duda podría haber figurado en el libro de Abel Santa Cruz.
Vanesa.
Vane,
Te ganaste el paquete entero. De Criollitas, y ya que estamos también Lincoln, Chocolinas, Coquitas, Tita, Rhodesia, Express y Manón!
Y me acuerdo de Odolito. Creo que la pasta era blanca y salía con algo como líneas rojas longitudinales.
Y Gitanoiván, lo tuyo deberá ir como guión para uno de los capítulos de la nueva versión.
 Abrazos
Ariel Ariel 11/08/2009 a las 06:45
Hola, Ariel:
¡Gracias por el paquete! La verdad, me encantaban casi todas las galletitas de esa época. Y aunque parezca extraño, era y soy , fanática de las galletitas de agua con queso cuartirolo (o "mantecoso", como se decía en esos tiempos) más que de las dulces. Las "Express" me resultaban no tan atractivas como las "Criollitas", pero me daban vuelta las "Desayuno" y las "Traviata", sin hablar de las "Granagua" y los bizcochitos de grasa "9 de Oro".
No, el dentífrico blanco con rayitas coloradas era el "Signal". Yo lo quería comprar siempre por lo de las rayitas. Para mí eran como magia. Sin embargo el que me parecía mejor y más refrescante era el "Noc10". La pasta de "Odolito" era color rosa chicle, como el "Blenda-Med". Las de "Pibes" y "Coqueterías" venían de varios colores (rojo, amarillo, amarillo más oscuro y verde, creo), pero translúcidos, como un gel.
Vanesa.
Hola, Ariel y todos,
Ahora me toca a mí contar una de mi abuelo, ocurrida en la década del 30, cuando él era chico e iba a segundo año de la secundaria.
Tenía un profesor de historia muy bueno, llamado Brasesco, pero así como era de lumbrera en lo suyo, era también algo apocado y miedoso. Los alumnos lo sabían y explotaban ese carácter un tanto singular, unido a una enorme bondad. Siempre le hacían una de cada color, lo asustaban y lo desafiaban. En algunas oportunidades, el docente, charlando distraídamente sobre su materia, que lo apasionaba, solía tomar un lápiz del pupitre de alguno de sus alumnos y perorar moviéndolo como una batuta. Cuando hacía ésto, el alumno en cuestión le daba un cachetazo en la mano y exclamaba: "¡Deje ese lápiz que no es suyo!", a lo cual el hombre , acobardado, obedecía, dejando de inmediato el útil sobre el banco de quien así lo increpaba. Otras veces, cuando Brasesco caminaba del lado de la pared, un alumno sacaba un pie fuera del pupitre y lo apoyaba en el muro, haciendo luego lo propio el que le seguía en orden, dejando así aprisionado al profesor, quien no se atrevía a pedir que bajasen los piernas para que él pudiese continuar caminando...¿Conclusión? Daba la clase allí hasta oír el sonido de la campana y salir los chicos al recreo.
Pero la máxima fue la de la bomba. Un día, los estudiantes de segundo año se pusieron de acuerdo y tramaron un plan: harían creer a Brasesco que habían instalado un explosivo en su propia escritorio. Así, mientras la "víctima" daba la clase, unos cuantos cuchicheaban - en voz lo suficientemente alta como para ser oídos, dicho sea de paso- : " ¿Trajiste la bomba?". "Sí, y ya la conecté también" "¿Dónde está?" "En el escritorio del profesor, y va a explotar cinco minutos antes del fin de la clase". Como por arte de magia, Brasesco se apartó del escritorio y se puso a dar la clase lo más alejado de él posíble. A medida que el tiempo pasaba, se iba poniendo colorado y transpiraba a ojos vistas. Diez minutos antes del fin de la hora, escapó corriendo de la clase, ante la carcajada general.
Ese mismo día, en el recreo, el profesor de Historia Universal de la escuela, un entrerriano apaisanado y "ceceoso", pero un cráneo en lo suyo, se acercó a los bromistas y los increpó cariñosamente:
"- Che...No zean tan maloz con el profezor Brazezco...Lez tiene un miedo padre. Cada vez que llega la hora de dar clazez con uztedez ze pone pálido y le da 'corredeira'...POrtenze mejor con él ¿Qué lez cuezta?".
Demás está decir que los atorrantes siguieron verdugueando al pobre docente hasta cansarse. Mi abuelo, años después, comentaba un poco enternecido:
"-No teníamos razón...¡Pobre Brasesco! No se merecía el trato que le dábamos..."
Nunca conocí al profesor de mi abuelo, pero pienso lo mismo que él..."¡Pobre Brasesco!"
Vanesa.
Ché...Parezco una analfabeta. Este sítio no me reconoce los espacios y me publicó el comentario sin separación de párrafos. Me pasa lo miso en otro sitio al que voy de vez en cuando y en ambos casos dice: "Listo, pero con errores en la página" ¿Alguien me puede tirar una mano aclarándome que puede estar pasando? En computación soy un queso.
Vanesa.
Hola, Vane
Muy interesante la anécdota de tu abuelo. En realidad es muy curiosa porque en los tiempos antiguos es más raro que niños se sobrepasaran o se les fuera la mano contra sus maestros y profesores (no eran como hoy), y en este caso prevalecería la simpatía de un profesor quien pudo tener un carisma especial y a la vez experimentaba la bondad de manera distinta de lo usual, y con toda su inocencia era la excepción a la regla. No creo que se hiciera el tonto, probablemente debió ser tan bonachón que todo le afectaba, y como caso curioso los alumnos lograron engancharlo. No por casualidad esto debió llamar mucho la atención de tu abuelo al punto de que mantuvo en la memoria esta diablura simpática y fuera de serie.
 Besos, Ariel
Ariel Ariel 18/08/2009 a las 22:55
Hola, Ariel:
El que los alumnos de otros tiempos fueran "más formalitos", es un cuento chino de los progres de hoy para demostrar que somos más libres. Por supuesto, en ningún momento se le hubiera ocurrido a un pibe de antaño, prenderle fuego al pelo de la maestra (como sucedió aquí en un establecimiento "educativo"), pegarle o faltarle malamente el respeto. No se debiera confundir travesura con delincuencia común. Los chicos de antes no iban a la escuela con navajas ni revólveres, pero no se privaban de hacer las mil y una dentro del salón si el maestro era un poco permisivo. Para muestra, está el libro de Abel Santa Cruz, con las barbaridades de Canuto Carsio como muestra, las replicas llenas de ingenio de Valentín Viñuela y las picardías de Meche. No te olvides que estamos hablando de los años 20', es decir unos diez años antes dre que mi abuelo comenzara su vida escolar.
Pero nos podemos ir más allá en el tiempo: a la década de 1860', cuando un cierto Miguel Cané estudiaba en el Colegio Nacional (actual Nacional Buenos Aires). Las picardías que narra en su libro "Juvenilia" no son para nada suaves, y en una oportunidad, reconoce que él y sus compañeros desmayaron de un tinterazo en la frente a un profesor que se quiso tomar el atrevimiento de levantarles la mano. Ni hablar de las escapadas nocturnas a boliches donde se bailaban cuadrillas de moda ("Orfeo en los Infiernos" estaba de onda...A la cabeza de los "4o Principales" ), o las revueltas organizadas para pedir una mejora en la comida. Como asunto límite con la delincuencia juvenil, podemos citar a un alumno llamado Corrales, el Canuto Carsio de la época, quien se atrevió a desafiar a las trompadas al profesor más respetado de la institución, Monsieur Jacques. Sus comañeros, que querían a Jacques , aunque solía ser de modales muy bruscos, a causa de su temperamento, no lo aprobaron, pero lo cierto es que Corrales quiso trompear a Jacques, quien zanjó la situación aplicándole una lluvia de bifes y trompadas, sin preocupación alguna por la técnica boxística. Finalmente se hartó y le pudo dar al malandra un soberbio bofetón que lo sacó del banco.
Pasando a Edmundo D'Amicis, el autor de "Corazón", su libro refleja más que bien el clima escolar de sus tiempos y las travesuras no se hacían desear. También tenían al típico desalmado del curso, en este caso Franti, muy parecido a Canuto Carsio, incluso en el color de cabello. Pero éste termina expulsado de la escuela y sumiendo en la desesperación a su madre viuda.
No; la indisciplina en clase existía en el pasado y lo que le hacían los compañeros de mi abuelo a Brasesco, no es una anécdota aislada. Mi abuela me contó que cuando ella estaba haciendo las prácticas para recibirse de maestra , le hicieron una tremenda. Ella estaba explicando el uso del centímetro, y pidió a los chicos que midieran alguna cosa que tuvieran cerca...y a una señal de la "Meche" del curso, todos saltaron y se pusieron a medir cada centímetro del cuerpo de mi abuela. Otra de una profesora del colegio de mi abuelo: era una viejita de família bien, que daba inglés. Los chicos, mientras ella trataba infructuosamente de hacerse oír, se tiraban tisas, cartucheras, portafolios, tinteros llenos o vacíos, pasaban al frente a leer al revés el libro de geografía o la lección de francés...Y la pobre anciana chillaba: "¡Desgraciaditos! ¡Los voy a aplazar a todos, desgraciaditos!" . Otra profesora , esta de Italiano (mi abuelo fue alfunos años a la Dante Alighieri de Rosario), llamada Gambardella, estaba embarazada, y al ingresar al aula diciendo "Buon Giorno", los alumnos respondían: "Buon giorno alle due!" ("Buenos días a los dos").
Por supuesto, este tipo de comportamiento no se daba con todos los docentes. Había clases en las que no volaba una mosca porque el profe era tan brillante que querían dejarlo hablar sobre lo que sabía, y en otros casos el maestro o profesor era de esos que ponen amonestaciones o malas notas a diestra y siniestra y se portaban bien a la fuerza, como cuando yo iba al colegio.
La vida escolar, siempre fue igual, salvo en estos tiempos, donde la travesura es más bien delito , salvajada y hasta crímen. Los chicos ya no toleran sanciones ni llamadas de atención. Ahí está la diferencia. Pero indisciplinas aisladas hubo siempre: lean sino la infancia de George Sand en un internado de señoritas, lo que hacía Camille Desmoulins en el Liceo Louis-le-Grand o cualquier libro infanto-juvenil como "Mujercitas", "Tom Sawyer", "Papaíto Piernas Largas" o "Mi querido enemigo"...
Vanesa.

Deja tu comentario Propuesta interactiva.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre