Avisar de contenido inadecuado

Jacinta Pichimahuida tiene hoy su poeta.

{
}

   Queridos Jacintófilos:

                                                      Como muchos saben, Jacinta Pichimahuida y sus chicos, no solamente fueron amados por tres generaciones de argentinos, sino que toda Latinoamérica los considera su maestra y sus compañeros ideales. 

                                                       En Perú, Guatemala, El Salvador, Panamá, México, República Dominicana, Bolivia, Chile y otros países de nuestro queridísimo y castigado continente, Jacinta y sus alumnos tuvieron y tienen millones de fans que aún los recuerdan con cariño.  Hoy, uno de ellos, mi amigo Gerald López Aguilar, de la República de Panamá, me envía esta sentida poesía de su autoría, para honrar a la maestra que no se olvida; a la real, y a la de la ficción. A esa que esperábamos cada tarde a la salida de la escuela, para continuar un aprendisaje quizá más importante que el del aula: el de la vida misma.

                                                       JacintaPichimahuidaLibro.jpg Cuentos de Jacinta Pichimahuida-Coreano picture by Granduquesa

                                                      "...  SEÑORITA MAESTRA.

                                                        Señorita Maestra, desde el Puente del Mundo

                                                       se le saluda, como usted , ninguna...

                                                       La melancolía refresca mis recuerdos

                                                        educó en el pasado, presente y también lo hará en el futuro,

                                                       legado de ternura, comprensiva, adorada

                                                       por los niños estuvo en la tristeza

                                                       así como en la alegría, jamás faltó a la hora que se la necesitó.

                                                      Versión de antaño, versión de lo reciente, nunca se olvida

                                                       y en la eternidad recordada , asociada en los matices,

                                                       de carácteres, involucrada en lo intelectual de Tito,

                                                       hasta el embaucador Siracusa, la enamoradiza de Carola,

                                                       se entrelaza con el dolor de Bibi, a Palmiro le hierve la cabeza

                                                       si le falta materia gris, le sobra sentimiento.

                                                      La petulancia rraigada en Etelvina detonando el escabroso

                                                      racismo sufrido por Cirilo ¡Yo decía! , el dolor del desamparo de Caricati,

                                                      ignorada por la precoz indiferencia de Canuto Carsio,

                                                      conmovedoras escenas, personas que han transitado en este universo

                                                      mezclado con el luto y el dolor...relegados al anonimato.

                                                      Incidentes confusos, aún no resueltos,

                                                      se perdió la maestra, los recuerdos están intactos

                                                      todos aprendimos, gozamos, ninguno la ha olvidado

                                                      sabiduría y dulzura, esa era la maestra que no se olvida.

                                                      Jacinta, Jacinta.

                                                      Marcó una época , celebró lo importante de una nación,

                                                      se bailó, se cantó con la destreza y habilidad de Zabala y Siracusa,

                                                       Las blancas palomitas de Efraín lucirán felíces

                                                       inocentes y pulcras, fue el portero que brindó el tonificado

                                                       concejo.

                                                      Valores recios, fortaleciendo la amistad,

                                                       la confraternidad, preocupado que será de su hijo Palmiro,

                                                       al que juzga de ser bruto, en el último rincón de su corazón,

                                                      existía una gran persona, Romualdo Cavallasca, ¡Grande,

                                                      Cavallasca!. como vos ninguno, brindás por tu hijo, eso nadie lo olvida.

                                                       Señorita Maestra, Jacinta, la eterna maestra, con su mística

                                                       demostró su civismo y patriotismo, dignificó el lema:

                                                        "Las Malvinas son argentinas" ¡Qué gran verdad! , sólo me queda decir

                                                         Gracias Señorita Maestra, Jacinta Pichimahuida..."

                                                                                                       GERALD LÓPEZ AGUILAR- REPÚBLICA DE PANAMÁ.

    Gracias, amigo Gerald (o Pacierito, como se dice en sus pagos). Jacinta, desde hoy, tiene un alumno más. Y ya sabe...No pague impuesto por dejar volar sus sentimientos en forma de poesía...(usted entiende)

Vanesa.

NOTA: La ilustración que encabeza la poesía, corresponde a la tapa del libro "Cuentos de Jacinta Pichimahuida"...en COREANO. Sí...Leyeron bien: COREANO. ¿No dicen que nadie es profeta en su tierra? Y quizá por eso, desde un circulito en el centro de la ilustración, Abel Santa Cruz nos mira muy serio a través de sus gruesos lentes. Yo se que en el fondo se ríe. De nosotros y de él mismo.

{
}
{
}

Comentarios Jacinta Pichimahuida tiene hoy su poeta.

Estimda Pacierita: Gracias de nuevo por este honor que usted me ha concedido por publicar mi trabajo, usted disculpe lo que le voy a pedir es que si puede poner Gerardo López Aguilar, ya que acá en Panamá hay un Gerald López y se puede prestar para confusión y yo soy muy cuidadoso en ese sentido, ya que mis trabajos son como mis hijos que tienen mi ADN 101%, pero por lo demás es bárbaro esto, ver un trabajo mío en una página de una persona súper especial como usted.... y a nivel que todo el mundo puede leerla... Siga siendo feliz por este fenomenal trabajo y jamás pague impuesto por ser feliz.....

Gracias de nuevo Gerardo López Aguilar.
8/7/2008
wyki wyki 08/07/2008 a las 16:05
Sus deseos son órdenes para mí, pacierito. Ya corro a cambiarlo.

Vanesa.
Pacierita: Gracias por la correción así todo va navegando como tiene que ser, usted es una bárbara, la respeto y la admiro, siga siendo feliz por su trabajo y aquí nadie para este tren que vmos todos montado y gozando....

Gerardo para Vanesa
besos y abrazos....
8/7/2008
wyki wyki 08/07/2008 a las 22:50

Deja tu comentario Jacinta Pichimahuida tiene hoy su poeta.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre