Avisar de contenido inadecuado

Hoy firman el boletín:...Romualdo y Eloísa Cavallasca.

{
}

 

 

 

    Romualdo y Eloísa Cavallasca...Dos de los personajes más queridos de "Jacinta Pichimauida" y "Señorita Maestra".  ¿Cómo no recordar al gruñón de Don Romualdo , en contraste permanente con su esposa, un ser cálido, abnegado y un poco sufrido? Ellos fueron los padres del buenazo Palmiro, uno de los alumnos favoritos de la audiencia infantil y no tanto.

 

    A decir verdad, no tenemos constancia del verdadero nombre de los Cavallasca. ¿Quién recuerda los nombres propios de los padres de sus compañeros? Casi nadie...Y Abel Santa Cruz, muy ocupado cuando chico jugando al fútbol en el potrero del barrio, yendo al "biógrafo" de vez en cuando o escuchando el último "hit" de Francisco Canaro o Gardel , poco habría de indagar en semejantes cuestiones. Ignoraba que, pasados los años, llevaría esa historia llena de ternura a las páginas de una revista primero, a la radio después , a la televisión seguidamente, y por último, las guardaría para siempre entre las intimistas tapas de un libro. La niñez es tiempo que no se piensa; echa a volar y se nos escapa. Luego, cuando queremos atesorarlo en el recuerdo, lamentamos no haber sido más atentos a los pequeños detalles triviales. Sea como fuere, los señores Cavallasca no fueron Romualdo y Eloísa, muy seguramente. En el caso del primero, no es difícil que Santa Cruz se inspirase en el nombre de pila del actor elegido para encarnar al personaje, Romualdo Quiroga. En cambio, nada indica la razón de su inclinación por bautizar "Eloísa" a la madre de Palmiro.

 

    Ya nos ha tocado aquí hablar largo y tendido del señor Cavallasca. Un mecánico muy cumplidor, concienzudo con su trabajo, pero de maneras ásperas y un tanto rústicas. De su forma de conversar, emplear los verbos y pronunciar las palabras, se adivinaba que era muy poco instruído: decía "dotor", "diretora", "cambear", "semo" y, por supuesto, se comía todas las "eses". La maestra de su hijo nunca pudo dejar de ser "la Jacinta" para él y ni aún delante de ella se sustrajo a hablar echando mano del lunfardo más cerrado. A su hijo lo llamaba "mi pibe", los zapatos eran "tamangos" o "timbos" ...Una especie de Minguito de los años 20'. Por supuesto, como era de brusco y malhablado, era también honrado. Cavallasca jamás iba a estafar a un cliente o a cobrarle más de lo que el arreglo de su coche valía. Cierta vez, descubrió una basurita en el carburador del coche del doctor Baldasarre, y aún sabiendo su inmensa riqueza, no le cobró un centavo. "Sería como si usted me cobrara por recetarme una aspirina " - explicó. Otra de sus cualidades era la franqueza. Aquello que Cavallasca sentía, lo decía, aunque no gustara a su interlocutor, y éste podía ser un mendigo o el príncipe de Gales. Entre sus principios, no cabía el disimulo. Eso inculcaba a sus hijos y Palmiro, al menos, demostraba ser el mejor alumno de su padre en ese sentido.

 

 

   Lo malo de Don Romualdo era que, como tantos en esa época - y en ésta - pretendía realizarse a través de su hijo. Instaba a Palmiro a que "estudee", pues él no había podido hacerlo y a menudo, ignoraba los problemas propios de ir asimilando conocimiento, sobre todo si nunca se lo ha hecho sistemáticamente . Para Don Romualdo , todo se reducía a que "el burro de mi pibe", no se esforzaba la bastante. Lo encerraba días enteros con los libros de clase para "que se meta en la sabiola" toda la información, y luego procedía a tomársela de memoria, creyendo que repetir sin tropiezos una página entera, era estudiar. Pero el pobre Palmiro no comprendía lo que leía, no le "entraba", necesitaba mucha más ayuda que el mero sentarse a empollar, como dirían los españoles. Sin embargo, lo único que le importaba a Cavallasca era ver pasar a su hijo de grado, y con los años, convertirlo en un eminente doctor en medicina. Por supuesto, es encomiable la actitud de un padre que quiere ver progresar a su hijo, sobre todo en un tiempo en el que el país daba para la promoción social. Lo de "si perseveras, triunfarás", en aquellos años era, hasta cierto punto, posible. Pero también es verdadero que ni en 1920 ni ahora, todo el mundo nace con aptitudes académicas y que tanto entonces, como en el 2009, se tendía a despreciar a quienes hacían trabajos manuales, cuando estas personas son altamente necesarias en todas las épocas. Palmiro no hubiera sido nunca un gran médico, forzoso es reconocerlo. Quizá , una buena escuela técnica, hubiese sacado de él un excelente chapista, un electricista de nota o un gran artesano.

 

   La madre era muy distinta. Eloísa Cavallasca daba al hijo, toda la ternura que del padre le faltaba. No porque Don Romualdo fuese malo, sino porque no tenía elementos para entenderse con Palmiro. No sabía demostrar amor; el grito, la palabra dura, los exabruptos, los tenía a flor de labios. No así  su mujer, quien sabía mimar con la caricia oportuna, la mirada llena de sobreentendidos o el postre cocinado con amor infinito. Ella, sufrida, como tantas madres y esposas de entornos semejantes, pedía paciencia al padre para soportar las "burradas" del hijo, y al hijo  comprensión para con el padre, porque el quería verlo "hecho un hombre de bien". Ella entendía los anhelos del uno y los sentimientos del otro, tratando siempre de limar asperezas entre las partes. Para Eloísa Cavallasca,  ambos eran sus hijos y a veces, el marido se mostraba más infantil y obcecado que el mismo Palmiro.

 

 

   Generalmente, se tiene la errónea sensación de que los Cavallasca eran pobres o al menos, muy humildes. Nada más inexacto. Se trataba de gente poco instruída, sí, pero no olvidemos que la profesión de mecánico se pagaba muy bien en esos tiempos. Como no existían muchos autos en la ciudad de Buenos Aires, tampoco había una gran cantidad de expertos en repararlos. Cavallasca era uno de ellos, y muy bien instalado. Estaba en pleno centro, a pasos del "Barrio del Norte" y de Congreso. Los elegantes moradores de los coquetos "petits-hotels" cercanos, debían traerle a él los coches para que les revisara las "ñañitas" y uno de sus clientes más conspicuos fue precisamente el doctor Luis Baldasarre, papá de Etelvina. La infancia de Palmiro, no debió, por consiguiente ser abundante en privaciones materiales.

 

   No tengo la seguridad de que Romualdo Quiroga haya encarnado a Cavallasca padre desde la versión Salazar (aunque esto es lo que se tiene por cierto), pero al menos lo hizo a partir de 1974, con María de los Angeles Medrano y luego, se lo volvió a ver en 1983, junto a Cristina Lemercier, retomando el personaje. En la revista de fotonovelas "Jacinta Pichimahuida", por razones de contrato, al personaje lo hizo el padre de Miriam Antelo (la actriz que personificó a Carola Quiñones), cuyo nombre de pila desconozco. A la madre, la dulce Eloísa, le prestó los rasgos primero Nora Núñez en 1974 (ignoramos quien fue la actriz en 1965) y después, la inolvidable Nené Malbrán, para mí, inigualable en el papel.

 

    Este matrimonio, como los demás personajes de los que hemos venido hablando en los últimos meses, se desvanece poco a poco en la historia. Vaya a saber qué habrá en lugar de su taller, qué   edificio moderno  se habrá construido sobre  el que fuera hogar de los Cavallasca, pero  gracias a "la Jacinta", gracias a Abel Santa Cruz, gracias a un aparatejo llamado televisión , nunca acabarán de morir del todo.

 

Vanesa.

 

FOTOS: 1- Romualdo Quiroga y Nené Malbrán en su papel de Romualdo   y Eloísa   Cavallasca (Fuente: Almbum de figuritas "Señorita Maestra") 2- El señor Antelo en la revista "Jacinta Pichimahuida" poniéndose en la piel de Romualdo Cavallasca, versión Medrano. Lo acompañan probablemente Nora Núñez (dato a confirmar) y seguramente Alejandro  Lamarque (Palmiro) 3- Idem (Fuente: Revista de fotonovelas "Jacinta Pichimahuida")

{
}
{
}

Comentarios Hoy firman el boletín:...Romualdo y Eloísa Cavallasca.

Hola Vane,  que pasó ayer?, suspendieron el servidor del blog? Quise entrar a la página y había una leyenda de fallas técnicas.... :(
Mejor pasate a blogspot.com

Un beso y en estos días retomamos lo nuestro, pasa que se me juntaron varias cositas....
Rodrigo Ventura Rodrigo Ventura 27/05/2009 a las 18:12
Vane, Nené Malbrán falleció o todavía vive?

Besos.
Rodrigo Ventura Rodrigo Ventura 27/05/2009 a las 18:35
Hola, Rodrigo:

                                         No hay problemas. Yo también estoy hasta las manos. Ahora, sin embargo, estoy tratando de conseguir las revistas de "Patoruzú". Parece que en la Biblioteca Nacional no están...pero seguro que en algún otro lado las encuentro.

                                        Hoy tuve líos para dejar mensajes en Obolog, pero no para entrar al blog. Raro ¿No? Ayer andaba todo perfecto, ya que dejé el artículo sobre los Cavallasca sin problemas.

                                        Sí; Nené Malbrán falleció en los 90'. No conseguía trabajo y una terríble depresión la hizo enfermar y morir. Eso fue al menos lo que me dijo su sobrino. Le pasó algo similar a Arturo Maly.

                                         Como diría Balá: "...Nos vemosss"
                                         Vanesa.     
Hola a todos:
Nené Malbran falleció.... es verdad... me dolió su muerte como la de Arturo Maly... totalmente injusta a veces la carrera del actor porque internamente el ego para el actor es muy grande y cuando los ignoran o no consiguen laburo es bravo... igualmente creo que Arturo estaba muy enfermo...habria que corroborarlo
Pregunta: en la fotonovela aparece el hermano de Palmiro?
saludos
Gus
Gus Gus 28/05/2009 a las 18:30
Hola, Gus:

                                 Sí; Arturo Maly estaba enfermo, eso es cierto. Pero los familiares decían que su enfermedad se debía a no tener trabajo desde hacía ya tiempo. Lo mismo me comentó el sobrino de Nené Malbrán. Un caso más trágico fue el de Gianni Lunadei, quien tomó la tremenda decisión de quitarse la vida por las mismas razones: su ausencia de los medios.

                                  Yo no diría que el actor o actriz se ven afectados en el ego por no continuar trabajando. La cosa es más profunda. Para el actor, así como para el pintor, el músico, o el escritor, su actividad es su forma de expresión. Si no les es posíble seguir pintando, escribiendo, componiendo, cantando, tocando o actuando para ellos se acabó la vida. Su don artístico es su forma de comunicación con el mundo. Hay muchos actores para quienes sí, la vanidad y únicamente la vanidad son importantes y sufren si "no se ven" las 24 horas del día en la televisión, el cine o el teatro. Pero no creo que Nené Malbrán, Arturo Maly o Gianni Lunadei fueran de éstos. El no estar actuando fue para ellos, como si les hubieran cortado la lengua, los hubiesen cegado y lisiado completamente.

                                  Vanesa.
Hola, Alvaro:

                                   Nuevamente me dejaste sin palabras...Tenés unos sentimientos a prueba de balas...Yo debería haberme dado cuenta sla de que la realidad y la ficción son una misma cosa cuando la poesía las entrelaza para siempre. A veces, los que andamos en el terreno de la historia, nos ponemos una venda en los ojos buscando datos fehacientemente probados con documentos "pertinentes" y no comprendemos lo compleja que es la definición de la "realidad".  Nos quedamos en el Iluminismo y su pobre concepción de las cosas y las palabras.

                                       Yo, personalmente, me quedo con tu definición: los padres de Palmiro se llamaban Romualdo y Eloísa, tienen un hijo que puso un maxiquiosco recientemente y nos esperan a todos una tarde a tomar mate con pastafrola. Esa es la verdad, y lo demás, son cuentos...

                                         No se entendió lo de "malhablado" - o "bocasucia" -. No me refería a que fuese adepto de utilizar terminología grosera .Yo quería decir que Don Romualdo no se ponía careta de "finoli" cuando hablaba con las personas..fuese ésta de la investidura que fuese. Pongamos por caso, la señora directora. Aquella memorable vez que Palmiro estaba por repetir el grado, Cavallasca padre se puso un traje flor y flor y fue a hablar con ella. Cuando estuvieron frente a frente, le "cantó" todo con pelos y señales y llegó decirle a la venerable señora que cuando los alumnos la veían les daba la "paralisi" pues  "era como tenerlo a Frankestein al frente de la clase". Cualquier otro padre no se hubiera atrevido a semejante rasgo de sinceridad brutal. Cavallasca sí, porque ignoraba el artifício. 

                                           Vanesa.

                                         
Hola de nuevo, Gus:

                                                  Me quedó lo del hermano de Cavallasca en el tintero.

                                                  La verdad, no te sabría decir si el hermano de Palmiro aparece en la fotonovela, porque no tengo todos los números. Quizá Marcela o Luis, cuando tengan tiempo de pasar por acá, podrían despejarnos la duda. Yo, al menos, no lo ví, pero como tampoco ví a Anselmi, Jorge Batallán o Siracusa y parece que sí están, es probable que "Cavallasca grande" también esté.

                                                   Vanesa. 
Hola!!!!!....................
Mario Tasies Mario Tasies 05/06/2009 a las 03:41
¡Hola, Mario!:

                                      ¿Cómo estás? ¿Te gusta como va evolucionando el blog? Por la casa te extrañabamos..

                                         Vanesa.
Vanesa y Todos:
1) Por lo menos en la versión Medrano y en la fotonovela, Palmiro NO tenía ni tuvo hermanos.
2) En la fotonovela, es correcto, el Sr. Antelo + Alejandro Lamarque, el mismo protagonista de la serie Medrano. No recuerdo a la mamá (en realidad si la recuerdo, pero no quien era el personaje). Sí a Romualdo Quiroga. Memorable. NUNCA estudiaba la letra. Se hacìa unos afiches con todo lo que tenia que decir, lo ponia adelante de él al costado de las càmaras y lo iba leyendo de ahí. Una vez yo me quise hacer el vivo, no me estudié un "bocadillo" que era muy grande y quise hacer uno de esos afiches... Martiarena, el apuntador me retó...
3) Ni Anselmi, ni Jorge Batallán, ni Siracusa están en la revista. En ninguno de los capítulos. Y Cirilo siempre fue Cesar Gorosito... Aunque en la telenovela cambió en la segunda temporada por Javier Díaz. 
Luis Hernandez Luis Hernandez 05/06/2009 a las 05:44
Hola Vanesa.
Me encanta el post.Es bien bonito,lleno de nostalgia.Y ni hablar de las fotonovelas son geniales...Tenes idea cuantos números son?
Un beso y buen fin de semana
Marisa Marisa 05/06/2009 a las 18:34
Hola, amigos! saben q estaba pensando? no será q nos estamos confundiendo ( me refiero a lo del hermano de Palmiro ) con el hermano de Manolito? Como se había entablado una teoría de semejanza entre estos dos queridos personajes, saqué esa conclusión.. Y recordemos que también fue un misterio de Quino, pq apareció en la tira una sola vez, ( aunque siempre Manolito lo nombraba ), es como q queremos q aparezca el inexistente hermano de Palmiro, no?, saludos a todos..
Estimada Vanesa: Tengo días tratando de enviar respuesta a su correo y el sitio no me ha permitido hacerlo.Quisiera regalarles esta dirección: http://gaby-toscano.blogspot.com/ Es  ahí donde localicé la foto de Gabriela Toscano, tiene mucho material. Y sí, sigo encantado con la evolución de esta página.Gracias por su atención.Espero que el clima por allá no me los esté maltratando mucho!.Tengo un amigo bonaerense que justo a esta hora tiene que estar llegando a Capital Federal procedente de Costa Rica.Va a estar un mes.Me muero de la cochina envidia!!!!...Le hice uno que otro encarguito,vamos a ver si cumple.jeje!!...Nada pesado,cosas livianas:4 kilos de yerba mate,6 bombillas y una camiseta de Nueva Chicago!!..jaja!"!!..
Saludos.......
Mario Tasies Mario Tasies 06/06/2009 a las 03:42
Hola, Luis:

                                   Ya me parecía que Cavallasca no tenía hermanos, pero como una vez aquí se discutió que sí los había tenido, y precísamente en la versión Medrano, no dije nada. Como yo era muy chica en ese entonces, quizá fuera mi memoria la que no lo registrara. Gracias por aclararlo...Ahora se me plantea la duda de si lo del hermano no habrá estado en la primera Jacinta, la de Salazar...

                                     ¡Qué grande, Romualdo Quiroga! Era una especie de Olmedo de la comedia  . Tenía mucho talento y no es raro que éste le saliera al cruce cuando la memoria le fallaba. Es una pena que a vos te retaran por querer hacer lo mismo. ¡Fuiste un adelantado y no te entendieron! ;-)

                                           En ninguno de los números de la fotonovela figuran Siracusa, Batallán o Anselmi, pero a algunos de ellos se los nombra en un racconto, diciendo que ingresaron al aula. Es algo así como un pequeño resumen de la serie de TV en el número en el que los personajes comienzan 7 º grado.

                                              PARA MARIO: Hubo algunos problemas en el servidor hace unos días. Pero fue cosa de algunos minutos. Después se arregló.

                                                                              Conocía el blog de Gabriela Toscano y creo haber puesto el enlace en alguno de los cometarios . Tengo fotos de allí, pero no las pongo por una cuestión de copyright. No me gusta incurrir en piratería. Si a la foto que me mandó proviene de allí, no sé si podré publicarla.

                                                                               ¿Le gusta tomar mate? ¡También a mí! Lo hago todo el día, incluso cuando trabajo. El mate es un gran compañero y ayuda a venir la inspiracion cuando ésta me deserta. ¿Es hincha de Nueva Chicago? Lo felicito. Me caen muy bien el club y la hinchada...Yo soy de Boca. Qué le vamos a hacer. No hay gente perfecta en este mundo.

                                                                                 Vanesa.
Estimda Pacierita: Estoy emcionado leyendo los de los Cavallasca, ese señor era un bárbaro de la actuación, se me aguan los ojos nada más de pensar cuando Palmiro pasó de grado, la emoción que le metió a la escena que ahora mismo la tengo en mente, donde lloraba de felicidad y abrazaba a su "buro"como él le decía...

Y ni hablar cuando en Señorita Maestra en un acto del 25 de mayo o 9 de julio Siracusa bailaba un baile típico argentino y él emocionado motivaba más a Siracusa a sacar piquete (acá en Panamá es seguir mejorando en lo que uno hace). Y ni hablar cuando cantó Fito Zabala, pacierita Vanes se me hace un nudo en la garganta....

Grande Romualdo ese señor le metía emoción a las novelas Jacinta y Señorita Maestra, nosotros acá eramos fanáticos de él por su sencillez, nadie como él.

Descanse en paz, grande Don Romualdo Quiroga de lo natural,  lo mejor en cuanto a emoción y naturalidad en su actuación... me imagino que como buen actor improvisaba... era natural.  Era el soporte de la actuación de los mayores, ya que no se puede comparar las actuaciones de los niños con los adultos.... Siempre lo recordaremos. 

12/6/2009
Gerardo López Aguila Gerardo López Aguila 12/06/2009 a las 21:52
Estimado Pacierito:

                                                   Como diríamos ahora en Argentina, el señor Cavallasca era "un grosso", tras su hirsuta aspereza, había un corazón de oro. Como a veces, le daba vergüenza exteriorizar sus sentimientos, los disfrazaba con explosiones de mal carácter, o fingida adustez.

                                                   El baile típico que baila Siracusa en el acto escolar, es el Malambo, que no requiere de partenaire alguno, pues es danza de desempeño individual. Y se ve que al muchacho le gustaba mucho lo folklórico, porque de hecho era profesor de danzas  argentinas. Quizá ya en aquel momento las estuviese estudiando, y por eso le dieron la parte de la danza del Malambo. También me gustaría aportar que Gabriel Canci ("Tito"), llegó a cantar en "Grandes Valores del Tango", como Guillermito Fernández. Se sabía que tenía buena voz.Eso pudo haber motivado la inclusión de un número cantado a su cargo . En el libro, Fito Zabala tocaba muy bien el piano, y Canuto Carsio , la harmónica.

                                                     Vanesa.
La verdad que si , Romualdo Quiroga era Groso , rústico , a mi me quedó la sensación de verlo mas veces de malo que de bueno, El cabezón Matozas que hace en " Canuto Cañete y los 40 ladrones" de Balá , daba realmente miedo....y como vi la pelicula antes de ver Jacinta , siempre su cara me daba mas con un tipo de temer... No vi Malevo en el 9 , pero alguien sabe si laburó alli ? , por que daba todo el target para hacer de " pesado "..
Hector Hector 04/06/2010 a las 14:21

Deja tu comentario Hoy firman el boletín:...Romualdo y Eloísa Cavallasca.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre