Avisar de contenido inadecuado

¡Chau, Jacinta! Te extrañamos...

{
}

 

 

    Y llegó un nuevo aniversario. Llegó otro 22 de diciembre. La cercanía de las fiestas Navideñas pone esperanza y alegría en nuestros corazones . No fue un año demasiado fácil y de ser sinceros, reconoceremos nuestra desazón ante problemas que se perpetúan, sin el menor atisbo de una solución en el horizonte, pero la palabrita mágica- "Navidad" - nos hace creer en un nuevo mundo posíble, más justo , más moral, más solidario.

   Sin embargo, aquel 22 de diciembre, la señorita maestra se declaraba vencida en su lucha por la vida. El proyectil alojado en su cerebro apagaba sus signos vitales. El Padre había decidido el fin de su paso por la tierra y la llamaba al descanso; la campana del último recreo del año sonaba ya para ella.

   Ese caluroso mes de fiestas y regalos, nos quitaba para siempre a una de las más recordadas Jacintas Pichimahuidas; Cristina Lemercier se iba a la casa de Dios y nos dejaba un poco huérfanos, melancólicos, con menos infancia dentro del corazón. La madurez, según dicen, es aceptar los momentos amargos que la vida nos depara y tener valor para superarlos ...aquella muerte en las vísperas de una de las festividades más significativas para los pueblos cristianos, nos marcaba a fuego y nos obligaba a crecer de golpe. De chicos, teníamos la certeza de que el héroe o la heroína nunca mueren; de grandes, aprendemos con dolor que no siempre es así.

   ¿Por qué nos dejaste solos, solos tan pronto, señorita maestra? ¿Quién va a reemplazarte ahora? ¿Podrá haber otra Jacinta después de ésto? Diciembre está de luto, Cristina, y es por vos. Tus alumnos de detrás de la pantalla nunca te olvidaremos y seguramente, a las 12 del día 24, a la hora de entrechocar nuestras copas, pensaremos un poquito en vos y en todo el bien que hiciste.

   ¡Gracias, Jacinta nuestra, Jacinta querida, Jacinta eterna! Te querremos siempre ...No importan cuántos años  más pasen de tu partida ¿Y sabés por qué? Porque tenemos la absoluta certeza del reencuentro.

    ¡Hasta pronto, señorita! Para nosotros, la palabra "adiós", simplemente no cabe.

    

   Vanesa.

FOTOS: Ambas pertenecen al álbum "Señorita Maestra". 1- Cristina Lemercier (Jacinta Pichimahuida), Omar Lefosse (Palmiro Cavallasca), Gloria Carrá (Meche Ferreyra), Laura Tuny (Etelvina Baldasarre) y Marcelo Fabián Rodríguez (Cirilo Tamayo). 2-  Cristina Lemercier (Jacinta Pichimahuida)

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios ¡Chau, Jacinta! Te extrañamos...

Hola Vane,realmente es increíble lo que acabo de leer,es exactamente lo mismo que yo pienso.Diciembre ya nunca más será lo mismo desde aquella fatídica madrugada de 1996.Recuerdo haberme enterado de la noticia medio dormida luego de pasar una mala noche por problemas de salud que me aquejaban en aquél momento y yo no entendía si lo que había escuchado era real o producto del insomnio.
Las Fiestas de fin de Año jamás volvieron a ser las mismas para mí.Pero como creo que mi familia no me comprendería,nunca digo nada.
El día de ayer,21 de diciembre fue muy difícil para mí,como lo es todos los años,porque pienso que fue el último día que Cristina estaba conciente en esta vida.
En nombre de todos los que la queremos,te agradezco tus palabras.Todavía falta pasar por otro día muy doloroso,el aniversario del día que Dios le abrió las Puertas del Cielo.Gracias Vane.
Verito Verito 22/12/2009 a las 06:16
Hola, Verito:

                                      Sí, a veces nos cuesta lograr ser comprendidos por nuestras propias famílias cuando tenemos algún tipo de "fanatismo" como nuestro amor por Cristina, por ejemplo. Pero lo llevamos bien adentro de nuestros corazones y a veces lo dejamos escapar en forma de lágrima , a escondidas, cuando sorprendemos  algún video en Youtube o vemos imágenes queridas en un vieja película, como comentara Alvaro más abajo.

                                     Es difícil que familiares y amigos comprendan nuestro profundo sentir respecto a una mujer a quien nunca conocimos personalmente, pero nos dio tanta ternura, alegrando más de una tarde de nuestras infancias. Este blog se hizo para eso, para los nostalgiosos de siempre a quienes el simple nombre de Cristina Lemercier, pondrá alas en el corazón.

                                    Vanesa.
Querido Alvaro:

                                              Tus palabras son, como siempre, una pequeña obra de arte. Definiste a Cristina Lemercier maravillosamente bien. Sos el mejor alumno de Jacinta Pichimahuida...¿A alguien le cabe alguna duda después de ésto?

                                               Vanesa.
Estimada señora Vanesa: Un saludo de navidad y año nuevo.No,no me he muerto,ni nada por el estilo.Sigo pegado al blog leyendo todos los artículos pero como diríamos aquí en C.R. : A la sombra.Me complace la forma de crecer el sitio.Mucha fuerza para el año venidero.Gracias por su esfuerzo.Ciao......

    Quisiera regalarle este link para que pueda ver un trabajito que hice....Téngame piedad.....A la distancia y en mi circunstancia es lo mejor de mí.......
      http://www.youtube.com/watch?v=cGDOTQnxcP4
Mario Tasies Mario Tasies 26/12/2009 a las 22:01
Querido Mario:

                                                ¡Feliz Navidad y Año Nuevo! He visto su video y me parece excelente. Lo recomiendo a todo aquel que tenga sensibilidad musical y estética y guste de las cosas bien nuestras...¡Y aquí somos unos cuantos! Dígame...¿Cómo se le ocurrió colgar un video sobre Santiago del Estero y su música? Por lo que pude ver, usted es entendidísimo en el tema...

                                                      Vanesa.
Hola Vane,agradezco a Dios,como cada vez que visito este Blog,que haya personas que piensen exactamente lo mismo que yo.
Álvaro,sos realmente un Maestro escribiendo.Tus palabras me conmovieron muy profundamente.
Bueno,no sigo escribiendo porque estoy super sensible,ustedes saben porqué:Hoy es un día muy triste para todos los que queremos a Cristina.Sé que tendría que recordarla con alegría,pero me cuesta muchísimo.Además pensé que el tiempo iba a aliviar mi tristeza,pero no es así.Aunque les confieso que no me molesta,lo difícil es cuando tengo que estar con gente,en esta fecha me cuesta horrores.
Muchas gracias.Ah!,Vane por casualidad vos sabés cómo me puedo comunicar con Sol,su nieta que escribió hace un tiempo aquí?,lo intenté varias veces y no pude.

Hasta prontito y un saludo muy especial a nuestra querida Cristina que hoy cumple años en el Cielo.
Verito Verito 27/12/2009 a las 05:20
Estimada Vanesa: Muchas gracias por su concepto.Soy costarricense,tengo 42 años,nunca he conocido Argentina.Jamás he tenido relación con santiagueños aquí en mi país,pero,con la fuerza que da la verdad, amo mucho esa tierra y la he llegado a sentir como la propia desde que empecé a recibir música a mis 10 años.Añoro conocer algún día.Más que conocer creo que diría ,volver, para ser sincero.Internet me ha permitido acercarme desde la sala de mi hogar a ese mundo mágico.Así como a ustedes.Sí ,tengo que ser sincero,oigo mucho folklore,tengo bastante música.Y escucho radio folklórica por la red.Eso me mantiene al tanto de la actualidad del mundo santiagueño.Más adelante deseo montar una secuencia similar dedicada a Salta,otra a Buenos Aires(tango),otra a mi segundo gran amor que es Montevideo y en sí todo Uruguay y muy especialmente al reciente desaparecido Canario Luna.Dios sabrá!.Ciao!
Mario Tasies Mario Tasies 28/12/2009 a las 00:00
Querido Alvaro:

                                                    Otra bonita página de tu autoría...¡Y cuántas van!

                                                      Leyendo tu poesía, me imagino a las dos maestras ingresando en ese espacio sin sufrimiento, en esa morada de alegría eterna que es el cielo. Digo bien, a las dos maestras: a la verdadera Jacinta Pichimahuida y a Cristina Lemercier, quien le prestara sus armoniosos rasgos y su dulce voz por unos cuantos años.  Ambas Jacintas están ya unidas por la eternidad en el paraíso, en nuestras memorias y en tu poesía, Alvaro.

                                                         Cuando uno lee pequeñas maravillas como la tuya, comprende cabalmente por qué la muerte no existe.

                                                               Vanesa. 
Querido Mario:

                                             A mí me pasa algo similar. No conozco Costa Rica, pero en cambio me encanta su música folkórica - como la de toda América Latina, la de Centroamérica tiene un saborcito muy especial propio - y tengo la sensación de haber estado allí alguna vez. Creo que en nuestro fuero interno, cada uno de nosotros desea "volver"...a aquellos sitios en los que nunca ha estado...

                                              Un abrazo porteño
                                               Vanesa.
Vane, me hiciste recordar ese día. Recuerdo que venía mal de laburo y justo en diciembre conseguía un "laburón" de aquellos que se terminó en 2001. Pero recuerdo la impresión que sentí cuando tuve que meter en mi cabeza que Cristina había muerto. Si bien soy de El Palomar, en ese año vivía en San Miguel y recuerdo cuántas cosas se decían en el barrio de tema. Me había dado tanta impresión como la manera en que escribiste. A veces tus palabras son flechas Vane. Te deseo lo mejor de lo mejor de lo mejor para 
2010 con todo mi corazón abierto a vos, y un deseo igual para todos los "jacintófilos" de este blog.  
Ricardo Ricardo 28/12/2009 a las 17:48
Alvaro: la pelí a la que te referís es, como decís, con Narciso Ibáñez Menta y es sobre la vida de William C. Morris. Feliz año
Ricardo Ricardo 28/12/2009 a las 17:53
Hola, Verito y Ricardo:

                                                           Gracias por decir que interpreto tan bien los sentimientos de ustedes...a lo mejor, porque son también los míos. También a mí me costó asimilar el adiós definitivo de Cristina Lemercier. Me imagino, Ricardo, la de rumores, certeros y absurdos que habrán circulado por San Miguel en aquel entonces. 

                                                              Verito, si querés te paso el correo electrónico de Sol. Tiene que haber quedado registrado en el blog, así que, en cuanto lo encuentre, te lo hago llegar.

                                                                 Un beso, y gracias a los dos - y por descontado a Alvaro- para sumarse a esa tristeza crónica de cada diciembre; de esa tristeza imposíble ya de desterrar del corazón.

                                                                   Vanesa.   

P.D. Con el dato sobre la película "Cuando en el cielo pasen lista", estuviste un kilo y dos pancitos. Ayer, me embalé hablando de la muerte de Cristina y al final me olvidé de incluír información sobre ese film.                     
Si bien yo, debido a mi edad, vivi con mayor intensidad la era Medrano, vi varios capitulos de Señorita Maestra y sentia un cariño muy grande  hacia Cristina Lemercier y admiraba su interpretacion tan dulce de Jacinta Pichimahuida. Yo tambien soy de San Miguel, y nunca tuve ocasion de cruzarme con Cristina y decirle cuanto la admiraba como actriz. Cuando yo estaba en el quinto año del secundario, una compañera me dijo que la habia visto en el colegio inscribiendo a sus chicos en la primaria. Mi cuñada atraves de su trabajo tuvo oportunidad de charlar algunas veces con ella y dice que era una persona muy simpatica, amable y sencilla. Toda la gente que la conocio dice lo mismo.  Y eso se veia en la pantalla, en la ficcion y en los reportajes que le hacian. Por eso todos conservan un recuerdo muy dulce de ella. Y siempre estara en los corazones de los que la trataron personalmente y de los que la vimos atraves de la pantalla. Cristina y su Jacinta, permanecera viva en el recuerdo de todos.
Dario Dario 31/12/2009 a las 06:38
Hola a todos! Como dijo Alvaro hace poco dieron LA Virgen Gaucha, aunque admito que mucho no me gustó sobre todo la dirección me pareció medio floja ... Muy feliz año para vos ,Vanesa y para todos los "jacintófilos" de todas las épocas de "La Jacinta"!
Gus Gus 31/12/2009 a las 21:15
Paso a dejarte un abrazo en este último día del año.
Por un año mucho más bonito aún...Y que nos sigas trayendo a la memoria tan bonitas cosas.
Un beso y doce pasa de uvas
Marisa Marisa 31/12/2009 a las 22:32
¡Feliz Año Jacintofilos!  Vane, te deseo a vos y a todos los jacintofilos un feliz Año Nuevo. Que todos los deseos se cumplan. Y que el Blog siga creciendo. Besos.
Dario Dario 01/01/2010 a las 01:40
Hola, Darío:

                                            ¡Y feliz año también! Ojalá este 2010 nos trate algo mejorcito que el piantao' que se fue.

                                            Con tus anecdotas sobre Cristina, se viene a corroborar lo que casi todo el mundo repite; más allá de los errores propios de todo ser humano, "la señorita maestra" era una mujer de primera. Cuando en un barrio se habla de esa forma acerca de alguien, es una fija : resulta casi siempre un juício acertado.

                                              Un beso para vos y los tuyos
                                              Vanesa.
Hola, Gus:

                                    ¡Y Feliz Año también! No sé, si como se decía antes, este año nos encontrará "unidos o dominados", lo importante es que nos encuentre con alegría y polenta en el corazón, para sentirnos capaces de afrontar incluso lo más adverso, con una sonrisa.

                                      Un besote
                                      Vane.
Hola, Marisa:

                                              ¡Feliz 2010! y que tu blog tan hermoso y tierno del Topito de nuestro corazón, siga creciendo hasta el cielo. Igual deseo hago extensivo al blog de Biondi, que Gus y vos animan con tanto cariño y dedicación.

                                                   Besitos, besitos
                                                   Vane.
Hola  a todos,FELIZ 2010!!!.Vane,te agradecería muy profundamente que me consiguieras el mail de Sol.No pude escribirte antes,pero te deseo un muy feliz año nuevamente.Gracias por todo.
Verito Verito 06/01/2010 a las 05:10
Hola, Verito:

                                               ¡Feliz Año! Perdoname por no haberte facilitado todavía el correo de Sol, Anmdo a cuatro manos. Pero lo vas a tener en tus manos lo más brevemente posíble. Lo único que te pido es que uses de él con respeto y discreción, porque la família de Cristina Lemercier ha sufrido mucho por parte del periodismo en relación a este tema tan desagradable.

                                                     Vanesa.

Deja tu comentario ¡Chau, Jacinta! Te extrañamos...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre