Avisar de contenido inadecuado

Alumna Graciela...¡Pase al frente!

{
}

 

 

 

   Graciela, así sin apellido. Otra "blanca palomita" dejada al margen cuando la historia de Jacinta Pichimahuida y sus alumnos fue llevada a la pantalla chica. Ignoramos si, por el contrario, figuró en la puesta radial de los años 50, pues para ello deberíamos saber si ésta seguía el mismo guión de la futura telenovela, o era, por el contrario, más apegada al libro de base. Como quiera que sea, fue una lástima no haber podido ver a alguna pequeña actriz de los años 60', 70' y 80', prestar su carita a esta alumna con el nombre del poema  más emblemático y romántico de Lamartine. El personaje lo valía...Ya veremos por qué.

 

       Abel Santa Cruz era según él mismo lo ha confesado , un muy buen alumno...pero para la cuestión "mapas" tenía dos manos izquierdas. No iba ni para atrás ni para adelante. Y en aquellas épocas, la mano venía brava, porque no se admitían calcados ni "ayudas" como posteriormente proporcionaría el "Simulcop". No; había que presentar los mapas hechos a pulso. Por supuesto, Jacinta Pichimahuida rabiaba cuando le tocaba examinar el cuaderno del alumno Santa Cruz. Los mapas realizads por él, eran porquerías absolutas. Entonces decidió hacer lo de siempre. Le había dado un resultado parcial con Cavallasca ¿Por qué no con este chico tan capaz en otras materias? Lo mandó de inmediato a rehacer todos los dichosos mapas, y si no estaban a la medida de lo que debían ser, "quedaría suspendido en geografía".  Santa Cruz no sabía qué hacer...Se sabía torpe para esos menesteres. Pero en su cerebro se encendió una luz: Graciela, la dulce y discreta Graciela sabía hacer mapas. Y estuvo de parabienes, porque la chica lo invitó a su casa adelantándosele. Su propuesta era tentadora: "...Si querés, yo te hago los mapas". Y ni lerdo ni perezoso, el futuro dramaturgo dijo "Sí". No contaba con la oposición de su novia "formal", la rubia Blanca, a quien la invitación sentó tan bien como comer pescado en mal estado. Se puso furiosa y le prohibió ir, a lo que Santa Cruz se resistió. Blanca estaba celosa, y a los 9 años, Abel no lo percibió...Y como premio por su poca sabiduría en ese terreno, recibió de la pulcra y compuesta Blanca, nada menos que una trompada. Ella cortó el noviazgo, pero no pudo impedirle a Abel, ir a casa de Graciela a ver cumplido lo único que en ese momento le interesaba: un cuaderno lleno de mapas bien hechos y el ansiado "aprobado" en Geografía.

 

          Pero Graciela no servía solamente para hacer mapas. También podía despertar secretas pasiones en sus compañeritos de curso. Como lo aclara Santa Cruz, no tenía mayores dotes para otras materias, en las cuales pasaba totalmente desapercibída, confundiéndose en una lisa medianía con los demás estudiantes. Fuera de su facilidad para los mapas, no era una excelente alumna. En cambio tenía un modito suave que enloquecía a los chicos sin que éstos se dieran apenas cuenta. . Uno de los cazados por esta red de dulzura fue el aristócrata del curso, Fito Zabala. Cierta vez, Fito trajo a clase una flor de violeta prensada en celofán. La flor despertó admiración en sus cumpañeritas y aunque los muchachos fueron mucho más rehacios a la hora de admitir que aquello les gustaba, no tardaron en admitir la belleza de esa reliquia del pasado (con la única excepción de Canuto Carsio, quien la calificó de "porquería que no sirve para nada" conminando a Fito a tirarla)..Y reliquia, por cierto que era. Se trataba de un regalo del abuelo de Zabala a su mujer, cuando aún eran novios . Graciela, más romántica que las demás, más aún que Carola, le pidió a Fito , la violeta de regalo, a lo cual el pobre se negó. Graciela se enojó muchísimo, pero Fito le explicó todo lo concerniente a la flor, a su sutil modo: la invitó a tomar el té, estando su abuelita presente. La anciana contó a la pequeña invitada los avatares de la violeta, cuando su por entonces prometido, se la regaló, siendo ella muy, muy joven. Graciela comprendió entonces las razones de su compañero al no avenirse a hacerle ese regalo. Sin embargo, al día siguiente, tendría una sorpresa: Jacinta Pichimahuida la llamó en el recreo, anunciándole que tenía algo para ella. La niña se acercó, recibiendo en sus manos, un envoltorio misterioso. Al abrirlo soltó un inesperado "¡Oia!" y en su interior vio a la violeta que tanto codiciara junto a una nota en la cual se leía: "Yo también me llamo Graciela".

 

            Con ésta se acaban las menciones especiales a Graciela en el libro de Santa Cruz y es una pena. El personaje hubiera merecido algo más, aunque su personalidad no haya sido tan definida como la de Etelvina, Meche o Carola. A mí, me hace acordar en algo a Carmen también. La anécdota de la violeta, figura por cierto en las versiones televisivas, pero está a cargo de Meche y Strabucco y lo que la demandante santafecina le pide a su amiguito no es una flor, sino una antigua tarjeta de esas que suelen enviarse los enamorados; no recuerdo lo concerniente a los mapas, pero debe haber sido incluido igualmente en la saga, protagonizado por otros personajes.

 

           ¿Habrá muerto Graciela? ¿Quién tendrá sus cuadernos y sus mapas? Pero por sobre todas las cosas...¿Qué se habrá hecho de la violeta, aquella perteneciente a otra Graciela, cuando las damas aún usaban miriñaque y corsé y el baile de moda era la Mazurka?

 

                  Vanesa

 

FOTO: Revista "El Hogar" , 1928. Niña norteamericana, de quien no se indica ni nombre ni apellido.

{
}
{
}

Comentarios Alumna Graciela...¡Pase al frente!

Hola Vanesa, hola Jacintófilos!
En este post se nota la mano y el verdadero calibre de Don Abel Santa Cruz. Yo creo que Don Abel debe haber agradecido toda su vida haber ido a ese colegio, ya que las anécdotas que poseería en su corazón serían invalorables...
¿Quién podría haber sido Graciela en "Señorita Maestra"? quedará para siempre la enorme incógnita...
besos
Gus Gus 17/07/2009 a las 02:59
Hola, Gus:
Don Abel mostraba una gran ternura a la hora de volcar al papel sus recuerdos de la primaria; su manejo de la palabra era tal, que nos hacía partícipes - y nos hace...¿Por qué diablos hablo en pasado? - de sus propios sentimientos. El libro está lleno de guiños amistosos a sus lectores. Esa hábil para la eleciión de cada palabra, pues no es lo mismo decir simplemete "triste", que "acongojado", "feliz", que "exultante", por citar apenas algunos ejemplos. Tenía un don narrativo de aquellos, el viejo.
Ahora bien, creo que la etapa de la primaria es muy especial para todos nosotros, y si bien "la Jacinta" y sus alumnos deben haber sido únicos (bueno, todos somos únicos e irrepetíbles), cada uno de los miembros del blog podría contar cientos de anécdotas tiernas, simpáticas y hasta trágicas de su paso por las aulas. POr eso nos sentimos tan "compinches" con Jacinta Pichimahuida y sus chicos. Creo que cada tarde, al sentarnos a ver el programa, veíamos en él a nuestros compañeritos, nuestros maestros...y un poquito de nosotros mismos también. Pero...¿Sabés? Al hablar de ésto, me acabás de dar una idea. Ya van a ver todos lo que se me ocurrió. Jejeje. Esperen al próximo artículo. Como se dice ahora, va a ser "re-participativo".
¿Quién podría haber hecho de Graciela? No sé...El personaje es muy atractivo y dulce. Yo me lo imagino un poco con la cara de Graciela Clusó cuando hacía de Carmen.Y si lo pensás, por lo servicial, el personaje tenía bastante de Carmencita, otro poquito de Clavelina y una dosis de Carola. Quizá, en los 70', podría haberla encarnado Gabriela Toscano, en lugar de hacer de Larrotonda, un personaje que hasta donde sé, no figura en los recuerdos de Santa Cruz (aunque, como siempre digo, puede figurar en las "Patoruzú"...por eso no pongo las manos en el fuego por su "no-existencia" )
Cariños
Vane.
Hola, Darío:

                                     ¡Gracias! Es muy interesante el blog de Marilina. No lo conocía. Está muy bueno. Especialmente por la foto de Juanita Lara, a quien le había perdido el rastro.

                                        Me acuerdo de la "alumna Figueroa", pero no sabía que era la actriz Claudia Alessandria la que la interpretaba...A propósito ¿No actuó Liliana Joaquín en "Papá Corazón", o al menos en la película de la misma trama?

                                          Besos
                                          Vanesa.
Hola Vane, me alegro que te haya gustado el blog de Mariliana. Lastima que no se de que acontecimiento es la foto en la que aparece con Juanita Lara, a lo mejor, sabiendolo podriamos conocer algo sobre su actividad actual. Bueno, a lo mejor nos llega un dato en otro momento.
          No recuerdo a Liliana Joaquin en Papa Corazon, pero  puede ser posible que haya participado en el programa, acordate que parte de la trama transcurria en un colegio y habia mucas compañeritas de Pinina (Andrea del Boca). La que si recuerdo es a Claudia Rucci, estuvo en un capitulo donde Pinina vendia todas sus muñecas para ayudar al padre que aparentemente estaba pasando por apremios economicos. Hace poco se paso la repeticion de la novela por el canal Volver, pero yo no lo pude ver completo, solo algunos capitulos.
Besos.
Dario Dario 28/09/2009 a las 07:02
Hola, Darío:

                                      Sí, me refería justamente a los episodios del colegio, donde salían las compañeritas de Pinina. Es verdad que estaba Claudia Rucci...a quien después veríamos como "Julita" en "Jacinta.."

                                          El episodio de la venta de muñecas se parece a otro similar en el que Celeste (en "Andrea Celeste"), se desprendía de muchas cosas queridas para ella, con el fin de conseguir dinero para Don Eduardo, quien estaba teniendo problemas en su empresa. Todavía me acuerdo bien de Celeste apareciendo con un fajo de billetes en sus manos para entregarselos al dueño de casa...Eran de esos momentos en los que se  me hacía un nudo en la garganta. Bueno, no en vano tanto "Papá Corazón" como "Andrea Celeste" eran de Abel Santa Cruz.

                                                   Vanesa.

    

Deja tu comentario Alumna Graciela...¡Pase al frente!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre