Avisar de contenido inadecuado

Alumna Carmen Caricati...¡Pase al frente!

{
}

  ImageShack, share photos, pictures, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

   Personaje sufrido el de la pobre Carmen Caricati...Parecía Mary de la família Ingalls. Todo lo malo, le sucedía a ella, y la chica lo aceptaba con resignación, una sonrisa a medias y una dulzura que en el grado de Jacinta, sólo podía parangonarse a la de Clavelina Carsio.

   Según Abel Santa Cruz, Carmen era la más alta de todas las alumnas, razón por la cual, sus compañeros la apodaban "la Lunga". Hiperdesarrollada para su edad, demasiado delgada aún como muchos chicos que, ya antes de la preadolescencia muestran una irreprimíble tendencia a "irse para arriba", tenía una apariencia poco graciosa. Alguna que otra vez tuvo que sufrir el que se la acusara de "parecerse a una jirafa" e incluso la señora directora, tan ecuánime siempre, se la describe a Jacinta como una chica que "no para de crecer".

   Pero Carmen tenía otros problemas, más allá de ser la más alta del curso y no lucir del todo elegante: sus padres vivían separados, y si bien la situación estaba lejos de ser permanente, pues el padre iba y venía del hogar donde tenía una mujer, una hija y un hijito pequeño, para la pequeña sensíble , era desgastante. Su miedo principal es que sus padres , alguna vez, se decidieran a no vivir más juntos.  Nerviosa, tensa, sintiéndose impotente ante semejante drama (para cualquier chico que ame normalmente a sus padres, la separación de los mismos es algo menos que una catástrofe), este conflicto repercutía en sus estudios . Para colmo de males, la economía no era floreciente en casa de Carmen, y sus ropas, calzado y útiles se mostraban muy usados, cuando no francamente ajados, por lo cual solía recibir burlas de sus compañeros y retos de la directora, quien la tildaba de desmañada.

   El drama de Carmen Caricati es el primero de importancia en la saga de Jacinta Pichimahuida. La inteligente maestra nota el desgano de su alumna y su mal desempeño escolar. No hace las tareas, su cuaderno está incompleto y lo poco que está hecho es descolorido y anémico. Carmen no siente ganas de empeñarse en la escuela, porque tiene otras preocupaciones. Al princípio no es ella quien se queje a Jacinta de esos problemas particulares, pero cuando la docente se entreviste con la mamá de la muchacha, éstos saldrán a la luz. Y poco a poco, si bien la situación de sus padres no se arregla, Carmen aprende a convivir con ella y a asimilar que la vida, muchas veces es cruel, injusta y aspera, aún con los niños y no siempre podemos hacer algo para cambiarla.

Sample picture

   Desgraciadamente, como antes dijéramos, la mala relación de sus padres no es el único conflicto de la vida de la dulce alumna de Jacinta Pichimahuida. Otro de ellos es el dinero, que entra en el hogar deshecho, con cuentagotas. La alumna Caricati a veces se atrasa con las cuotas de la cooperadora, y ciertamente es la peor vestida del curso. Ya hemos hablado del incidente de los zapatos, pero vale la pena repetirlo. La directora, mujer apegada a lo que "debe ser" sin tener en cuenta que a veces ésto "no puede ser",  se escandaliza porque Carmen siempre va a la escuela con zapatillas, y además, zapatillas destruídas. Por esa razón, la manda llamar a la dirección y le da un hermoso pero totalmente imprácticable sermón acerca de por qué y cómo se debe asistir a la escuela "decentemente vestida". Y al concluír , le da el ultimátum: si al dñia siguiente, Carmen no se apersona al "establecimiento educativo" con zapatos muy bien lustrados, no entrará a clases. Por supuesto, una vez en su casa, la chica llora a escondidas, sin atreverse a confiar a la madre su problema. A diferencia de la directora, sabe que su família no podrá comprarle zapatos. Durante varios días, no va a la escuela pretextando enfermedad, y finalmente, sus compañeros, le compran entre todos , algunos pares de zapatos y se los obsequian, ante las lágrimas emocionadas de la chica.

   Sin embargo, Carmen es una chica triste. No se hace ilusiones ante la vida. Los escollos materiales pueden solucionarse...los espirituales , no tanto. Sus padres no acaban de avenirse y ella no se resigna a esto pese a su actiutud externa de resignación y dulzura. La procesión va por dentro, como suele decirse y la pobre Carmen nunca deja de ser una jovencita pálida, tímida, excesivamente cariñosa y servicial, con algo de abulia anémica en todo su ser. Nunca sabremos si la verdadera Carmen sufrió realmente, como la de la televisión, un ataque de apendicitis -derivado pronto en peritonitis - y si su casi milagrosa recuperación determinó la definitiva reunión de sus padres. Esa conclusión es una de las pocas concesiones idílicas de Abel Santa Cruz a una historia real (nótese que Anselmi no se benefícia de un embellecimiento semejante para su devenir, igualmente angustioso, en manos de una madrastra que sólo se preocupa por favorecer a su hija). Pero yo me inclino a creer que, la Carmen de carne y hueso nunca tuvo la inmensa felicidad de ver a sus padres deponer su actitud. Los seres obstinados y conflictuados suelen no cambiar, a menos que un cimbronazo externo muy fuerte les haga caer las escamas de los ojos. Por eso quizá, Santa Cruz eligió enfermar a la pequeña heroína, de un ataque de apendicitis-peritonitis.

   Se me preguntará ¿A qué viene todo ésto? Hoy en día, más del 60% de los chicos que asisten a nuestras aulas , son hijos de padres divorciados. Casi todos ellos tienen medios hermanos de varios padres distintos. Y hoy eso es de lo más normal del mundo. Sí; es verdad. Hoy, el divorcio generalizado es "de lo más normal del mundo", como lo son otros problemas sociales que antes escandalizaban a quien quisiera preciarse de decente ( a veces, fingiendo). Hemos aprendido a convivir con ellos.Sin embargo, también se han convertido en moneda corriente los chicos tristes, los chicos angustiados, los chicos solos y sin guía por parte de padres o maestros que renuncian a su papel...Y no es menos cierto que nos hemos acostumbrado también a convivir con esa realidad. Un chico triste ya no nos escandaliza. Sólo nos preocupamos si sus padres lo golpean y esos golpes son visíbles en sus cuerpos. Pero hay otros golpes, esos que no se ven y sin embargo son más profundos e hirientes que una trompada. Esos, o bien nos pasan desapercibidos o nos hacen exclamar: "¡Bah! ¡Que aprendan que en la vida no todo se da a pedir de boca!"

   Hoy en día, Carmen Caricati, la alumna de casticízimo nombre e itálico apellido, tendría en su carita una sonrisa aún más desfalleciente que la que mostraba en los años 20' en la vida real, o en las versiones televisivas de 1966, 1974 y 1983. Porque hoy, ella sería "una más" entre tantos otros chicos sufrientes, y ni siquiera tendría el solaz del consuelo de la ejemplar Jacinta Pichimahuida, para quien el dolor de uno solo de sus alumnos era el suyo propio. Su tiempo, estaba lejos de ser color de rosa, pero al menos en él, los adultos sentían cierto remordimiento cuando hacían sufrir a un chico.

Sample picture

Vanesa.

FOTOS: 1- Carmen Caricati en la versión Salazar: Mirta Cerliani (Colección privada Cristina Gastaldi) 2-Liliana Joaquín , caraterizando a Carmen Caricati en la versión de María de los Angeles Medrano 3- Graciela Clusó como Carmen Caricati en "Señorita Maestra".

{
}
{
}

Comentarios Alumna Carmen Caricati...¡Pase al frente!

Hola, Alvaro:

                                    ¿Querés creer que ya van dos personas que mencionan el gag de los zapatos de Carola y yo no lo recordaba? Buéh...Pero para eso está este blog. Acá intercambiamos anécdotas y vivencias varias y lo que no pasa por mi cabeza, pasará por la de Gus, o por la de Blanca Palometa...

                                   Muy lindo lo que dijiste de Carmen. Es la pura verdad. El personaje desprendía mucha dulzura y si a veces Meche era un poco "dura" para ponerse en lugar de los demás -por eso a veces hacía bromas un tanto pesadas, como la que le gastó a Carola - ahí estaba Meche para cumplir esa función. Clavelina también tenía ese perfil, pero en la versión Lemercier  su carácter "samaritano" -como lo denominaba Abel Santa Cruz - se desdibujaba un poco. Por las revistas, me da la impresión de que en la "era Medrano" , Clavelina tenía más protagonismo. Carmen, por su parte, lo tuvo en todas.

                              Jajaja...Perdón por tanta japonesada junta. Pero mi intención no fue desviar la página hacia el "animé" o el "sushi", sino mostrar lo variopinto del salón de Jacinta Pichimahuida. No te olvides de que en los años 20', estábamos en pleno auge inmigratorio y eso se revelaba en las aulas.Incluso Carmen Caricati era una muestra de tal heterogeneidad. Su nombre era españolísimo y su apellido más italiano que Caruso. Esos contrastes se dan en Argentina, Uruguay , el sur de Brasil y Venezuela, casi únicamente. No te quejes tanto porque después le toca el turno a Bibi Schmidt, y del origami vamos a pasar violentamente a la cerveza y el sauerkraut...

                                 Sayonara und Auf Wiedersen!
                                 Vanesa.
Hola, Vane
Si bien Carmen era muy dulce y buena compañera, lo que más me marcó fue lo de “la procesión va por dentro”. Es decir, Carmen se guardaba todo. Creo que esto define realmente a este personaje. Si bien esto le ocurre a muchos tímidos, sin tener el background de Caricati, en el caso de ella, con sus historias pesadas, la pobre vivía con el peor sufrimiento: no poder contar lo que le pasaba. Esto es terrible. Es un garrón para una persona grande, imaginemos para un chico.
Y acá podemos diferenciar muy bien lo que Vanesa marcó más de una vez. La versión de Lemercier fue una adaptación. Yo no sé si Don Abel hubiera rematado algunas situaciones como las vimos, a saber:
1) Lo de los zapatos, Carmen lo ocultó y tuvo una resolución, pero siempre dudé si fue la más feliz. Siento que en alguna medida pudo haber sido humillante para ella ese regalo masivo.
2) Lo del apéndice lo ocultó y tuvo una resolución feliz, al punto en que los padres se arreglan en ese instante. No sé, son dos resoluciones que siempre me hicieron algo de ruido, el camino de ocultar algo por más atenuantes que haya, no siempre es lo ideal, no siempre se llega a buen puerto.
Lo de Carmen era cíclico, ocurrían los problemas, ocultaba, se solucionaba, ocurrían otros y los seguía ocultando. no se veía una progresión del personaje. Creo que en séptimo grado se la veía más liberada que en los años anteriores.
Me impacta mucho la semejanza de las actrices en acción, me refiero a Liliana Joaquín y a Graciela Clusó, ambas compusieron muy bien el rol.
¿Qué actriz  de los noventa podría haberla interpretado?. Me inclino por Violeta Urtizberea. Y a mi casting de Jacintas, en la cual ya tengo a Guillermina Valdez, sumo a Eleonora Wexler.
¿Cómo imaginamos a Carmen hoY?. Si a Clavelina la imaginábamos sumisa, a Carmen yo la imagino sola o manteniendo relaciones sentimentales puertas afuera. Creo que la separación de sus padres le habrá generado mucho temor a los compromisos, el temor a volver a sufrir.
Gus
Gus 09/10/2008 a las 15:28
Hola, Gus:

                                 Muy bien tu interpretación, Gus. Coincido con ella. Pero la verdad es que en la vida real, si bien hay gente que evoluciona gracias a los problemas en los que se ve inmersa, la mayoría de la gente sigue teniendo ante ellos, las mismas reacciones. El que oculta, oculta siempre (tengo un amigo que es así...y no hay caso." Al que nace barrigón, es al ñudo que lo fajen"). Ese era el mecanismo de autodefensa de Carmen (encerrarse en sí misma), aunque no fuera el más feliz. ¿Viste como los caracoles? Cuando vos los tocás, se meten para adentro de su casita y creen haberse salvado. No saben los pobres que, de un pisotón el msmo que los tocó, puede matarlos.

                                   Ya que mencionamos el mecanismo de "ocultar los problemas", para hacer como que no existen, encuentro aquí otro paralelo entre Carmen Caricati y Mary Ingalls. Si veías "La Casa de la Pradera", coincidirás que, cada vez que tropezaba con una dificultad, la escondía. Por ejemplo, aquella vez que se le había declarado una infección intesticial a causa de la patada de un caballo y luego tienen que operarla de urgencia...Varias veces, porque el pus había pasado ya a varias partes del organismo. No sé si Mary o Carmen sabían solucionar problemas. Esa era su respuesta ante ellos; errónea o no. En cuanto a la opinión de Abel Santa Cruz...No sé como habría resuelto él las historias de Carmen, porque no vi la primera versión y no leí las revistas "Patoruzú" donde aparece el personaje con un "protagónico". No tengo idea de si las historias de Carmen se repitieron en las tres versiones o sólo en las dos últimas. A lo mejor, si reaparece, Roberto Garay podría aclararnos los tantos...O tal vez María Elba Cantarella.

                          ¿Carmen hoy? No sé. Quizá hubiese tenido, como vos decís "relaciones puertas afuera", buena parte de ellas, fallidas y una personalidad problemática. Pero ella vivió su juventud en los 30', no te olvides de eso. Y las costumbres eran menos permisivas que ahora. Carmen era muy decente y en ese entonces, eso pesaba. Quizá haya "resuelto" su vida sentimental "juntándose" con alguno que la hiciera sufrir o haya ptado por permanecer soltera y ganarse la vida cosiendo para afuera. Eran otros tiempos, no lo olvides...En todo caso, la imagino como la protagonista segura de un tango.

                              Hablando de Eleonora Wexler...¿Sabías que ella empezó actuando en la comedia muical "Annie"? Yo la fuí a ver y estuvo genial. Junto con ella laburaba una nena que se llamaba Verónica Goldstein, de pelo muy rubio y largo. En la obra , tenía a cargo el papel de "Molly", la huerfanita menor. Después, Eleonora Wexler y Verónica Goldstein laburaron juntas haciendo de hijas de Mesa en "Mesa de Notícias", hasta que después quedó Verónica sola...Pero sorpresívamente, la Goldstein desapareció de las cámaras y Eleonora Wexler continuó exitosamente con su carrera...¿Tenés idea de qué fue de la rubiecita? 

                              Vanesa.                   
Me olvidaba de agregar que ya van dos personas que subrayan el parecido entre Lilina Joaquín y Graciela Clusó. Como yo no ví la película ni la versión Medrano no lo puedo atestiguar. Pero, efectívamente se desprende cierto parecido físico de las dos fotografías de las actríces en esa época...Si bien reconozco que están lejos de ser claras.

Vanesa.
Es cierto lo que señalás, de todos modos yo no planto imaginariamente a la Carmen de los años ‘30, sino al arquetipo del personaje que era niña mientras nosotros éramos niños. Uno piensa qué habrá sido del Canuto, del Jorge, del Palmiro que vimos en los años ‘80 porque aunque tengamos presente la historia original, a muchos se nos vienen los rostros de los actores del ciclo de Cristina Lemercier. Igualmente, tenemos una desgraciada coincidencia: ninguno de los dos la imaginamos feliz.
Con respecto a la progresión del personaje, es verdad, el hombre tropieza dos veces con la misma piedra, es más, yo creo que lo hace más veces que dos. Pero, al habernos referido a la posibilidad de una nueva versión ”televisiva”  plantada en estos años, te digo que hoy en día se tiene mucho en cuenta la progresión de un personaje, la transformación que sufre, el público que se puede identificar con dicho personaje... Es un poquito más complejo que antes el tema de la elaboración de un personaje. Recuerdo hasta el dia de hoy cuando la señora Ingalls quería, desesperada, cortarse un pie!!!. Lo que transpiré ese día!!!!!!!!!!!. Y es verdad, eran cíclicos muchos conflictos. Y funcionaban bien. Creo que lo ideal para esa versión renovada de “Señorita maestra” sería “aggiornar” los conflictos, darle dinámica a los personajes, mostrar su progresión (los mismos Ingalls, cuando explota el pueblo en el último capítulo no son los mismos que cuando se inició la serie, van a un nuevo lugar con un bagaje de cosas que de algún modo les servirá internamente, más alla que repitan los errores o no, de esto se trata el progreso de un personaje) pero eso sí, respetar  esa “fantasía” que hacía que mucho ciclos tuvieran magia y mística.
Es pura hipótesis lo de saber cómo Don Abel  hubiera manejado la operación y lo de los zapatos.Pero, en  estos días recibí un importante material sobre la televisión “retro” y  encontré unas declaraciones de Don Abel refiriéndose a porqué algunos personajes tenían actitudes que en sus vidas reales  no sería iguales. Y se refirió a que el público televisivo “quiere arquetipos” (en este caso se refería puntualmente a la novela “Carmiña”). Santa Cruz decía que era obvio que lo que mostraban los personajes eran conductas arquetípicas, en algunos casos alejadas de la realidad, pero el público necesitaba (y necesita a mi entender) zambullirse en esa fantasía. Cuando hizo “Andrea Celeste”  volvieron a lloverle las injustas críticas que más de una vez lo acompañaron y dijo “me pidieron un éxito. Ahí tienen un éxito”. Podemos inferir entonces que el Don Abel autor de algunos libros, se calzaba el traje televisivo y escribía una literatura específica para televisión. El saber adaptarse a los medios creo que tiene un valor inigualable. Cada día lo respeto y admiro más.
Estoy en contactos con una chica llamada Verónica Goldstein, indagaré si es la misma. Cómo olvidar aquella pareja que hacía en “Mesa de Noticias” (ciclo que me marcó mucho), ambas eran las hijas del director “Juan Carlos Meseta”, bailaban y zapateaban!.
Aguardo el post sobre Bibi con un jarro de cerveza en la mano y a punto de degustar unas sabrosas salchichas alemanas. Y si los temas se expanden, mejor, el blog se enriquece más. Después de todo, a veces cuando toca la campana, hay recreo, y en el recreo, maestras y alumnos hablan de varios temas... Y eso... está muy bueno
Beso
Gus
Gus 10/10/2008 a las 14:19
Hola, Gus:

                                Nos vamos entendiendo...Lo que pasa es que en mis descripciones de "Pase al frente", yo hablo del verdadero personaje y no necesariamente del televisivo. Fijate que cuando especulo acerca de "qué habrá sido de la vida de...", nunca me refiero al personaje de la tele, porque de última, sé que está embellecido por la imaginación de Don Abel.  El libro de Jacinta,al igual que sus artículos de "Patoruzú", están escritos en forma diferente del libreto televisivo. Como vos decís, él se "calzaba" el traje de escritor de televisión y creaba un programa de televisión, no un libro, y mucho menos una crónica de la vida real.

                                 Pero en mis "Pase al frente", yo siempre me refiero al verdadero personaje y luego lo comparo un poco con las tres versiones de "Jacinta Pichimahuida", agregando también, las fotos , de los tres actores que encarnaron ese personaje en la tele. Por supuesto, cada cual recuerda SU versión favorita, y Carmen, Palmiro o Meche, tendrán siempre la cara de la Carmen, Palmiro y Meche que ellos recuerden. Es inevitable.

                                   Creo que el problema surge de que éste no es un blog televisivo. Se ocupa de una historia real que fue llevada a la televisión y adaptada para ella, que no es lo mismo. No manejo el idioma televisivo, no estoy para nada aggiornada (jajaja) y sólo soy una televidente a la caza de lindas historias para ver. Cuando algo me gusta, no me fijo en si está mostrada de forma "moderna" o "antígua". Es una obra de arte y punto. Después podré analizarla, pero siempre , y fundamentalmente, lo que a mí me interesa es que me cuenten una buena historia y que los personajes estén bien elegidos para que yo me la crea. Esto blog está hecho desde el punto de vista de una historiadora. Lo confieso ruborizándome mucho: no sé un corno de televisión.

                                       En cambio vos ves a "Señorita Maestra" desde el punto de vista de un hombre vinculado al medio, que incluso estoy segura de eso, hará carrera en él. Por eso me es tan valiosa tu intervención en el blog. Si se habla de televisión, el lenguaje televisivo no debe ser dejado de lado. Pero como en eso soy bastante ignorantona, se lo dejo a los que saben.

                                        Vanesa.
Estoy muy emocionada con los articulos que editas sobre Jacinta sos realmente una re genia te felicito amiga
Me gustaria saber donde puedo encontrar videos o algún capitulo de Jacinta version Medrano
Desde ya muy agradecidaaaaaaaaaaaaaaate re quiero

                                                                                                                           Susy
Susana Susana 11/10/2008 a las 00:04
Hola Vanesa:
 Una vez más,felicitaciones por la semblanza que hacés de los alumnos de Jacinta y sus características tan personales como diversas.Sin duda Carmen es un personaje con un ángel especial,un alma sensible y que muchas veces en su desamparo,en su callado dolor,brindó en el programa algunos de los momentos más emotivos.En su carácter,así como en su imágen,transmitía un perfume de cierta melancolía que le daba un encanto poético distintivo,con su apariencia frágil y su decir dulce y contenido.
  Respecto al episodio de los zapatos es oportuno recordar que no fueron todos sus compañeros los que se lo regalaron,sino nada menos que Etelvina y Palmiro.Ellos urdieron el plan para tomar el número que calzaba Carmen,pedirle el dinero al papá de Etelvina y luego comprarle los zapatos.Un par para ocasiones especiales y otro para todos los días.Luego Palmiro fué hasta  la casa de Carmen y tocando el timbre los dejó frente a la puerta,apareciendo frente a los ojos de Carmen como un regalo de la Providencia.Todo en el más absoluto secreto de Etelvina y Palmiro.Nadie más(excepto los padres de Etelvina)supieron el orígen del obsequio.Esto le dá una dimensión especial,mostrando que la personalidad arrogante de Etelvina disimulaba algo distinto en su corazón.
 Leí también las declaraciones de Abel Santa Cruz respecto a la presencia de arquetipos en su obra,y creo que en ésto radica la esencia espiritual de su trabajo y el motivo fundamental del porqué hoy como ayer vivimos con el corazón las historias que supo contarnos.Porque los arquetipos radican en lo puramente humano,aquello que es así hoy como hace cinco siglos y como será en el futuro,aquello que el devenir de la historia no modifica porque hace a la esencia humana.Por ésto creo también que en una época donde impera como hoy un relativismo moral que confunde al hombre ,le urge al alma humana volver a encontrar personajes y situaciones que le den sosiego y claridad para transitar su vida,razón por la cual se hace también difícil en un medio como es la actual televisión ser fiel al espíritu de lo que Abel quiere contarnos.Son varias las generaciones que guardan en el corazón sus historias,varios los países que,con sus culturas diversas supieron emocionarse y comprender la verdad que éstas contienen.Por ésto,por su capacidad de crear relatos y personajes entrañables capaces de  elevar el corazón del pueblo noblemente,siempre ví a Abel en paralelo con la figura de Dickens,quien en pleno siglo diecinueve juntaba a las familias junto a la chimenea de sus hogares para compartir historias que las entretuvieran noblemente,que las conmovieran y les dejaran un mensaje que les permitieran conservar sus más sagrados valores.
   ¡Adelante con el blog!
                                                    Muchos  saludos.
                                                                                                    Ramiro.
Ramiro 11/10/2008 a las 07:08
¿Cómo estás Ramiro? Andaba extrañando tus intervenciones. Lo que dijiste es muy acertado y tan cálido como un capítulo de "Jacinta Pichimahuida"...Muchas gracias por decirlo así tan clara y sencillamente.

¡Y gracias también por refrescarme la memoria!No recordaba que había sido precísamente Etelvina lo de la idea de comprarle los zapatos a Carmen. A veces, ella y Palmiro se asociaban con el fin de realizar buenas acciones..Extraño ¿No? Porque, a primera vista no podría haber dos personajes más opuestos. Y sin embargo, no pocas veces coincidían. Recuerdo que (al menos en la revista y en la versión Medrano), Palmiro intercedió ante sus compañeros para que rompieran el castigo de silencio hacia Etelvina y lo consiguió. Después Canuto comenzó a cargarlo con que Etelvina y él estaban de novios. Jajaja. ¡Qué lindos momentos pasamos frente al televisor viendo esta inolvidable serie en cualquiera de sus versiones!

Pero fijate que aún manteniendo los arquetipos, Abel Santa Cruz siempre hacía snar el llamado de atención hacia lo complejo de las personalidades: como vos decís, Etelvina se quebraba de vez en cuando y mostraba que su altanería era una fachada que quizá cubría muchas inseguridades; lo mismo pasaba con el personaje de Jorge Batallán y hasta Canuto y Siracusa mostraron alguna que otra vez su "lado amable". Los malos no eran perversos canallas incapaces de una buena acción, y los buenos nunca dejaban de cometer alguna "travesurita" , lo cual los alejaba instantáneamente del par de alas que de otro modo se hubieran agenciado. Como en el caso de Dickens - lo trajiste muy bien a colación - hay en las obras de Santa Cruz, arquetipos eternos...pero distan mucho de ser monolíticos, y son arquetipos muy parecidos a la vida.

¡Gracias por el comentario!

Vanesa.
¡Hola, Susy!:

                                     Gracias por lo que decís. Si logré emocionarte, la emocionada soy yo, porque ese era precísamente el cometido de Abel Santa Cruz a la hora de concebir sus novelas para grandes y chicos: tocar las fibras sensíbles que todos, en algún lugar del corazón, tenemos. Ojalá, este sitio pueda irse transformando con el tiempo, y gracias al aporte de todos nosotros, en una continuación del espíritu de "Jacinta Pichimahuida". Y ese espíritu es, justamente, la emoción que sus historias nos despiertan.

                                           Me preguntás por algún video de "Jacinta.." versión Medrano. ¡Si supieras cómo los estoy buscando yo también! Y ni te cuento de la primera versión, la de Salazar, la cual parece tan remota que es como si nunca se hubiera televisado. Me sostengo en la creencia de que existen esas versiones guradads celosamente en algún canal. Lo de que fueron regrabadas encima (por lo menos la última versión), es una pobre escusa, ya que la serie se vendió en casi toda América Latina y alguna copia debe haber por ahí, al menos de las dos últimas. ¿Sino, cómo llegó el "Introito" de la versión Lemercier enviada a Youtube por un muchacho de Puerto Rico? Yo no pierdo las esperanzas de volver a ver las tres versiones de "Jacinta...". No se por qué, pero tengo la intuición de que, en la brevedad, van a reaparecer. LAS TRES.

                                                        En todo caso, si tengo novedades, te lo hago saber, Susy...Vamos a ser unos cuantos los que estemos allí, firmes como rulo de estátua para comprarlas.

                                                             Vanesa.
Que recuerdos de aquella educacion, la verdad es que ha dia de hoy se echa muchisimo de menos un poco mas de disciplina en la juventud.
Trabajo Trabajo 17/10/2008 a las 00:33
Gracias por el mensaje, Trabajo...Y la verdad, estoy completamente de acuerdo con vos. La disciplina y el amor (que tanta falta hacen el uno como el otro hoy en día), se echan bastante de meno en nuestra sociedad.

Vanesa (Nostalgiosa)
Tenés tanta razón sobre el tema de los padres separados. Recuerdo perfectamente que la primera vez que me crucé con un chico con padres separados fue a los ¡¡¡¡ 14 añós !!! aunque cueste creerlo y fue en ¡¡¡ 1978!!!...parece mentira lo sé, pero es real. Hasta ese momento nunca lo había visto ni el barrio, ni en el colegio (un colegio católico, claro). En fin. Es muy cierto. gracias por seguir con nosotros. un beso
ricardo 24/10/2008 a las 20:33
Gracias , Ricardo:

                                                Bueno...yo fui también a colegios católicos, pero  a la secundaria la hice en un nacional y también costaba encontrar hijos de padres separados. Y eso que yo ingresé a la secundaria en 1985...

                                               Gracias por estar con nosotros, Ricardo. Andábamos extrañando tus intervenciones, siempre muy agudas.

                                                 Vanesa.
Siii... me acuerdo  de la intervención de Palmiro para levantarle el castigo a Etelvina... Fue a la casa, aduciendo problemas en matemáticas, pidiendo ayuda.. " yo lo único que sé de los quebrados es que están todos torcidos" dijo, para romper el hielo...y otra cosa me viene a la memoria... cuando vuelve Etelvina al colegio, todos la saludan cordialmente, y Cirilo le dijo que la extrañó mucho " Y a mí qué me importa! " contestó ; pero luego giró sobre sus pasos y le confesó a Cirilo haberlos extrañado a todos ella también...
Germán Germán 13/12/2008 a las 03:28
Hola La rubiecita de mesa de noticias soy yo jajajaj !!!! me dedique a estudiar y vivo en mexico. tengo tres hijas y quieren ser artists!!!les mando un beso y preciosos los recuerdos
veroonica veroonica 27/12/2008 a las 07:17
En el capítulo en el que Etelvina le enseña matemática a Cavallasca, al final ella le da un beso en la mejilla a Palmiro.... El sorprendido termina con la mano en la mejilla, sonrojado y dice una frase que nunca la entendí: "Un hombre mujer!!!" Pero así decia el libreto.
Luis Hernandez Luis Hernandez 07/02/2009 a las 20:33
Hola, Verónica:

                                          Nos estábamos acordando de vos hace unos días con Gus, que es un gran amigo mío, y nos preguntaríamos donde estarías. Gracias por responder...¡Y mucha suerte en todos tus emprendimientos en México!

                                            Vanesa.
Hola, Luis:

                                    Jajaja...Muy rara la frase de Palmiro . Pero como era bstante vergonzoso aunque lo ocultara, para mí quso decir que al sonrojarse se consideraba un poco "femenino" o algo así...Para mí es perfectamente normal que un hombre se sonroje, pero hay para quien es cosa de "mujercitas". Bah...Exigencias del libreto, como vos decís, seguramente.

                                     Lo que sí estoy en condiciones de afirmar es que, al menos en las dos versiones últimas argentinas, Palmiro sentía algo más que una simple amistad por Etelvina...:D

                                        Vanesa.
Estimada Vanesa: Pido perdón porque no había leído este artículo.Sólo puedo decirle que moralmente me dejó de rodillas.Lo único que puedo agregarle al mismo es:Amén.La realidad lamentable de nuestro mundo actual es esa!.Mi esposa ha leído el artículo,le manda sus respetos y lleva unas copias para compartir con sus hermanas de congragación sobre el tema.No puedo decir más......
Mario Tasies Mario Tasies 05/07/2009 a las 03:51
Querido Mario:

                                            Soy yo la que se queda con la boca abierta...¿Tanto significó mi artículo para que lo haya enviado a las Hermanas de la congregación que frecuenta su esposa? No sé que decir...Me emocioné a un punto que usted no imagina.

                                            Sinceramente, me alegra poder contribuír en algo a cambiar la situación que muchos chicos deben sufrir hoy en día en sus hogares. Si éste modesto articulito sirvió de algo, ya me doy poor muy contenta de la existencia de mi blog.

                                             Dele mis respetos también a su esposa. ¡No sé que más decir!
                                             Vanesa.
SE EQUIVOCARON ME PARECE DE ACTRIZ. CLAVELINA ES LILIANA BLANC COMO PUSIERON EN OTRA FOTO. ES MI MAMA . POR FAVOR BUSCO MAS MATERIAL DE ELLA . GRACIAS
EMILIANO LAZARTE EMILIANO LAZARTE 21/12/2010 a las 03:15
Hola, Emiliano:

                                            Lamento la equivocación. En cuanto pueda subsano el error. Cuando conseguí esas fotografías antíguas, no me dieron los datos muy bien que digamos. Y no hay - tené en cuenta eso - casi material disponíble sobre la primera "Jacinta Pichimahuida" como para corroborarlos. Después llegó un "hada buena" llamada Cristina Gastaldi que me ayudó enviándome varias fotografías y notas valiosísimas.

                                          ¡Muchas gracias por pasar, Emiliano! Y no te olvides de "bucear" por el blog, porque hay otras fotografías donde puede aparecer tu mamá. Felicitala de mi parte por haber sido parte de una historia tan linda. Mi tía era fanática de esa serie y la recordaba muy bien.                                            

Un beso
Vane. 
Hola, Emiliano:

                                              Otra cosita más. La foto podrá estar mal, pero el nombre, no. Clavelina Carsio era Liliana Blanc (tu mamá), pero Carmen Caricati, sobre quien versa ésta nota era , sin duda alguna, Mirta Cerliani.

                                                 Un besito
                                                  Vane.
|HOLA VANE. MUCHÍSIMAS GRACIAS POR CONTESTARME. QUERÍA COMENTARTE QUE MI MAMA TAMBIÉN TRABAJO EN ESTACIÓN RETIRO, CARMIÑA, MI SEGUNDA MAMA Y OTRAS COSAS MENOS CONOCIDAS. CREO QUE MI SEGUNDA MAMA TENIA FOTONOVELA EN PARA TI SI NO ME EQUIVOCO. PERO NO LOGRO ENCONTRAR NADA. 
POR FAVOR SI SABES DONDE PODRÍA ENCONTRAR ALGO HACEMELO SABER.
NUEVAMENTE MUCHÍSIMAS GRACIAS. UN BESO 
EMILIANO LAZARTE EMILIANO LAZARTE 25/12/2010 a las 14:44
Hola, Emiliano:

                                                  Sí, conozco todos los programas donde trabajó tu mamá, aunque por razones obvias (yo no había nacido), no pude verlos. Yo mañana salgo de viaje por diez días a Córdoba, pero en cuanto vuelva , te hago llegar todo el material que yo tengo de la "Jacinta..." de tiempos de tu mamá. Seguro que ella se va a poner muy contenta.

                                                    Un beso grande y ¡Feliz 2011!
                                                     Vane.
Hola, Emiliano:

                                                   Estoy tratando de enviarte unas fotos de la versión de Jacinta donde actuaba tu mamá, pero me llegan devueltos todos los mensajes. ¿Vos te registraste con un correo real? Fijate si no tenés la casilla llena. Yo estoy con un pie en el micro que me va a llevar a Córdoba. Si no aparecés antes, seguimos en contacto después de que yo regrese.

                                                     Un beso y Feliz Año Nuevo
                                                      Vane.

Deja tu comentario Alumna Carmen Caricati...¡Pase al frente!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre