Avisar de contenido inadecuado

Alumna Berta "La Mendocina"..¡Pase al frente!

{
}

   Enamoradizo como era, no podía dejar, Don Abel Santa Cruz de pasar por alto a la pequeña Berta. Esta es otra ocasión en la que no nos aclara un apellido   El asegura haberse reencontrado con ella durante sus años de adulto, y por eso no divulgó su nombre de família...¿Pero qué nos imprta eso a nosotros? No nos hacen falta apellidos para aprender a querer a este personaje, también ausente de la pantalla chica, por vaya a saber qué capricho del propio autor de la telenovela.

   Era linda; al menos eso asegura Don Abel, quien al instante mismo del ingreso de Berta al aula de Jacinta, cayó prendado a sus pies. Sí; ya sabemos que amó a la dulce Blanca e hizo algún devaneo a Graciela, la experta en mapas. Tampoco nos pasa desapercibida la simpatía con la que consideró siempre a Meche y la admiración que la belleza de Liliana Taroli le provocaba. Pero Berta fue algo especial para él. La describe morena, de minúscula nariz apuntando al cielo y con algo   salvaje y fresco en ella, diametralmente opuesto a la correcta perfección física de Etelvina Baldasarre, con quien también fantaseó alguna vez.

   Berta aparece en "Cuentos de Jacinta Pichimahuida" en el relato "El Envidioso", donde ella y Eneas Calandrino (alias Jorge Batallán), compiten en destreza artística. Es decir, ambos muestran sus dotes para dibujar. A Jacinta le había gustado más el dibujo de Berta, menos técnico pero más lleno de espontaneidad y vida que el de Eneas, impluto de fría perfección. Ya hemos referido en el artículo dedicado a Calandrino-Batallán y el epílogo de esta anécdota, cuando el envidioso arroja el cuaderno de la mendocina al agua barrosa de una zanja, y luego los compañeros de curso lo tiran a su vez a las barrosas aguas, sin embargo, no dijimos que la batalladora muchachita reaparece con el sobrenombre de "la Piba" en otro cuento del libro. Es ella ¿Cómo no reconocerla? Airosa, morena, de nariz pequeña , gran carácter y ...¡Mendocina! ¿Hacía falta una prueba más?.

   Bueno, pues esta "Piba" que gustaba del fútbol y no se amilanaba ante los juegos algo rudos de los varones, fue la primera "simpatía seria" de Santa Cruz. Con Blanca, regresaba de la mano a su casa, pero con Berta-Piba, fue pr primera vez al cine, o "biógrafo" como se decía en esos tiempos. El tenía ya doce años y estaba en su último grado de la primaria (en aquel entonces, sexto). Ella la misma edad o algo menos, porque según él "está comprobado que las mujeres siempre son menores que los hombres". El futuro dramaturgo, necesitó mucho coraje para atreverse a invitarla al cine, pero cuando lo hizo y ella ruborizada aceptó, se sintió Gardel...Planeó minuciosamente cada gesto que haría dentro del cine, y hasta cuando le ofrecería pastillas para conquistarla. ¡Ya era un hombre! Desgraciadamente, se equivocó en la elección de la cinta. Berta hubiera preferido ver una de amor, pero Santa Cruz eligió otro prgrama: una película de Harold Lloyd, el célebre cómico. Y allí afloró la edad del "novio". No dejaba de ser un chico de doce años, que al apagarse las luces y comenzar la proyección, comenzó a reír como un insensato, despatarrado en la butaca. Berta no podia dejar de considerar con horror sus arranques de hilaridad, pero donde su indignación llegó al límite, fue cuando su compañerito aspirante a novio, abrió los brazos en medio de una carcajada y ...¡la golpeó sin querer con el codo! Por supuesto, ella se levantó hecha una furia y aullando: "¡Guarango!", se mandó mudar del cine , mientras Santa Cruz quien al princípio trató de detenerla, optaba por quedarse a disfrutar de la comedia proyectada en pantalla.

   Muchos años después de esta anécdota tragicómica, Berta-Piba "la mendocina", volvió a cruzarse en el camino de Don Abel. En no ofrece muchos detalles acerca de ésto, pero en cambio aclara que Berta estaba ligada a su profesión, lo que vale decir el mundo de las letras, el teatro , la radio o la pantalla grande y chica. Tenemos para elegir ¿Habrá sido Berta alguna autora de la época? ¿Se tratará de una actriz que nos hemos cansado de ver en el cine o la televisión? Nadie puede saberlo, aunque en todo caso, tenemos más datos sobre el devenir de éste personaje que sobre el de ningún otro. Crucemos los dedos para ver saciada nuestra curiosidad lo antes posíble.

   ¿Quién era, en verdad, Berta "la mendocina", también llamada "La Piba"? Es el misterio más apasionante y quizá más fácil de resolver que haya ofrecido jamás, la historia de "Jacinta Pichimahuida".

                     Vanesa.

FOTO: Una representación teatral ofrecida en una escuela en el año 1919, cuando Abel Santa Cruz, estaba en segundo grado, o lo que en nuestros días sería tercero. La foto pertenece a la revista "Atlántida". Hubiese querido publicar la foto de una nena de época...pero tengo el scanner desconectado y debo arreglarme con el archivo. GRRRR. En cuanto pueda. agrego la foto prometida. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Alumna Berta "La Mendocina"..¡Pase al frente!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre