Avisar de contenido inadecuado

¡Ala, ala! ¡A clase, Blancas Palomitas!

{
}

    Nuestras Blancas Palomitas han terminado sus vacaciones de verano...

    ¡Qué cortos les parecen de repente esos tres meses de los cuales sólo queda ya un dulce recuerdo! Esos tres meses que, al comenzar diciembre parecían  etrenos pero que ya se han esfumado y entran ya a formar parte de un pasado del cual hablarán a sus hijos y nietos cuando crezcan.

   Marzo ha golpeado a la puerta y vuelven todos a sumergirse en un universo de cuentas, fechas patrias, análisis sintácticos, ríos de la mesopotamia y demás yerbas. Las Blancas Palomitas vuelven a las aulas. Marzo huele a tiza y a delantal blanco...

 

   Mucho han cambiado las cosas desde que los chicos de las tres versiones de "Jacinta Pichimahuida" iban a la escuela. El candor de los chicos ya no es el de siempre; la relación de los maestros con ellos es otra; el maestro no es ya respetado como en otros tiempos. Hoy en día, corren de colegio en colegio para sobrevivir y no pieden dedicarle todo el tiempo que debieran y quisieran a la preparación de sus clases, en los cursos de magisterio no se les enseña en gran profundidad, porque se alega que "los contenidos no son tan importantes" , llegan a la noche destruídos..." La Jacinta" de hoy ya no es la misma; sus alumnos tampoco. Se suceden los paros docentes - hechos por razones totalmente justas, como lo dijera una vez la propia  Jacinta  en la versión Lemercier - pero la situación salarial de los educadores, en lugar de mejorar, se degrada cada día más. El maestro no es, en nuestros días, considerado un pilar fundamental de la sociedad, ni la educación algo importante en la vida de las personas contemporáneas, por más que se ns diga que debemos acumular título tras título, curso de perfeccionamiento tras curso de perfeccionamiento, master tras master. Lo que se busca es el fin, no el medio. No se aplaude la educación en sí, sino el diploma que nos dará vçia libre para ingresar a un mundo laboral cada vez más exigente pero también cada vez más vacío.

 

 

   Por fortuna, los chicos de las tres Jacintas no sabían nada acerca de este poco promisorio futuro. Iban a clases llenos de alegría (aunque debieran dejar de lado todas las comodidades de las vacaciones), ardiendo de ganas por encontrarse con sus antíguos compañeritos de curso o con algún "nuevo", a quien seguramente le tomaría un poco de tiempo adaptarse a la situación, como en su momento le ocurrió a Anselmi, a Catalina, a Jorge Batallán, a Pía Ordoñez...Entraban corriendo al "cole"  después de saludar a Efraín y buscar a "la Jacinta" ansiosamente con la mirada. Se extasiaban ante las bondades del aula nueva, y com todos los chicos en todas las épocas, se contaban atropellándose unos a otros, lo que habían hecho en las vacaciones.

 

 

 

 

   El primer día era livianito...Se iba en puro charlar con la maestra, tomar notas de los libros que habría que comprar, los cuadernos que sería necesario forrar de tal o cual color (con papel araña verde para matemáticas, con ídem color azul para lengua) , las carpetas a estrenar si se trataba de los grados superiores y escribir alguna composición con el tema "Mis Vacaciones". También había una presentación más o menos extensa de las asignaturas  correspondientes al curso. Los de primer grado, comenzaban a transitar un nuevo camino; los de séptimo, se preparaban a decirle "adiós" a la escuela...El primer día de clases tenía un inolvidable sabor agridulce para todos nosotros.

   Y luego, la vuelta a casa, quitándose el guardapolvo por el camino porque aún hacía bastante  calor y el recuerdo de la ropa de playa tornaba un poco molesto los cuellos duros, las medias y el cabello prolijamente peinado a los que era necesario volver a acostumbrarse de a poco.

   Ya están en sus pupitres Meche, Palmiro, Cirilo, Etelvina, Carola, Tito, Strabucco, Carmen, Clavelina, Jorge Batallán, Catalina, Kokimoto, Canuto, Azucena Flores, Siracusa, Anselmi, Larrotonda, Juripuri, Adrián, Julita, María Pía, Bibi. Ya está al frente de la clase Jacinta Pichimahuida con su eterna sonrisa y su erudición sin par.

   Las clases vuelven a comenzar; como todos los ciclos se renuevan al llegar a su aparente final.

 

Vanesa.

FOTOS: 1- Los chicos de la versión Medrano al finalizar sus vacaciones. Tomado de la revista de fotonovelas "Jacinta Pichimahuida". 2- Alejandro Lamarque en el papel de Palmiro Cavallasca , Alejandro Villordo protagonizando a Fito Zabala y Carlos Pamplona como Efraín. MIsma fuente que la anterior 3- Marcela Villordo (Meche), Graciela Cimer (Etelvina) y Marcelo Bonachi (Strabucco). Misma fuente que la anterior 4- Gloria Torres y Graciela Clusó interpretando a Clavelina Carsio y Carmen Caricati en la versión Lemercier. Fuente: Album de figuritas de "Señorita Maestra" 5- El grupo clase de la versión Lemercier. Fuente: Album de figuritas: "Señorita Maestra".

{
}
{
}

Comentarios ¡Ala, ala! ¡A clase, Blancas Palomitas!

Hola, Vane:
Muy bien escrito felicitaciones...es verdad había un sabor agridulce... para los más chicos, el despegue de los padres y para los más grandes, el inevitable adiós y el temor a la secundaria...
El momento en que le dicen a Strabucco lo de la pelusita lo recuerdo muy bien de la época de Cristina!
El olor a guardapolvo y a útiles esoclares, las medias Ciudadela, delantales Arciel o Palomita Blanca...las mochilas viejas y las nuevas que usaban aquellos medio fanfas o mejor dicho, hijos de padres medio fanfas...y cuando volvíamos a casa ya sentíamos que empezábamos a entrar en ritmo y había que ser, como decía nuestro amigo Tino Espinoza, acomodaticio a los nuevos momentos...
Atrás la ilusión de las vacaciones que a uno le llega desde octubre... Pero en ese caso siempre me programaba nuevas ilusiones.. alguna Semana Santa, algún feriado... siempre algo había...
Hermoso post Vane
beso!
Gus
Gus Gus 10/03/2009 a las 18:51
Alvaro: te había consultado el otro día sobre si tenés algo publicado ya que escribís muy bien.
Es cierto, las medias Tom... tenían un loguito sencillo, con letra bold... a mi me quedaron las Ciudadela en la cabeza porque recuerdo el jingle era algo así
como “todos los chicos van a la escuela con los zoquetes y con las medias... ciu-da-de-la”... que recuerdos...y ese olor a útiles....
De algún modo quiero aclarar que el premio que le di a Vane no intenta contrariar ni modificar el espíritu del blog, al contrario, es un modo de aliento, un reconocimiento a una tarea. Ya sé hay muchos modos de agradecer pero me parecía justo que en este cyber espacio Vane tuviera su merecido premio ya que me consta todo lo que luchó por esto desde el primer día que lo inició. Y en cuanto salió publicado, sentimos una alegría mutua... fue un sábado recuerdo...
Bueno, felicitaciones otra vez che, escribiís muy bien!!
saludos!
Gus

Gus Gus 11/03/2009 a las 12:19
Hola, Gus:

                                     Las medias "Ciudadela" tenían un jingle muy lindo y pegadizo, por eso la gente lo recuerda más. El de medias "Tom", medio recitado, era simpático también, pero no tenía tanta llegada.  Otro jingle de antología era el de los delantales "Arciel", en el que se cantaba: " Arciel, para mí, para vos y para él" También me gustaba mucho el cantito de "Zapatos estudiantil...¡¡¡IOA!!! Zapatos estudiantil....¡¡¡IOA!!!". Jajaja. Esos jingles estaban desde mediados de febrero y a uno le daba una especie de stress al oírlos, ya que te recordaban el inminente comienzo de las clases.

                                     En cuanto a las mochilas...Buéh; ya se sabe que uno siempre quiere lo del vecino. Yo usaba una mochila de tela de avión azul que me sirvió como durante cuatro años. Cuando estuvo vieja y gastada, me compraron otra de color gris. Pero siempre me morí ade ganas por usar las antíguas valijas de cuero que llevaban algunos chicos. Como verán, siempre fui fiel al estilo "nostálgico". Me parecía que esas valijitas de color castaño tenían más magia. Mi mochila era el colmo de lo prosaico.

                                       Lo de la "pelusita" de Strabucco demuestra un poco lo que decía nuestro amigo Luis Hernández: los libretos eran casi idénticos de un ciclo a otro. Por lo menos, eso es corroborable en los dos últimos, aunque Luis asegura que ellos solían estudiar, al menos al princípio, de los libretos de la versión Salazar.

                                          Vanesa.
Hola, Alvaro:

                                         Hermoso tu mensaje. La verdad, también a mí me imteresaría saber si publicaste algo o no, no solamente en poesía, sino en prosa, porque creeme que en ese terreno sobresalís. Es un comentario lleno de sentimiento. Logró hacerme evocar aquellos primeros días de clase, esas paulatinas brisas de otoño anunciando futuros cielos grises y hojas caídas, las maestras a quienes debíamos aprender a conocer y a querer cada año . Un mensaje escrito realmente con el corazón.

                                          Por eso me extrañó que siendo tan sensíble, te hayas ofuscado un tanto por el premio "Blog de Oro". Me lo dieron Gus y Dani respectívamente con el corazón y y les respondí de la misma manera, porque nunca fui de aquellas a quienes se da la mano y te responden con un desagradable corte de manga.

                                            Quizá todo ésto nazca de un malentendido, de tu desconocimiento del funcionamiento de una especie de "liga informal inter-blogs retro" que se formó en la red, gracias al hecho de compartir nosotros, sus responsables, varios intereses comunes. Muchos de nosotros nos conocemos ya personalmente, y si bien hay en casos en los que aún no nos hemos visto personalmente, lo mismo existe una gran corriente de simpatía mútua, pues hablamos más o menos el mismo idioma.  Por otro lado, debo agradecer el doble el haber sido merecedora de un premio así, porque hablando en rigor de la verdad, yo se bastante menos de televisión que Gus, Dani, Marisa, Murcielaguito o Carlos Carella. Encaré el tema de Jacinta Pichimahuida, desde la investigación histórica, por lo que me siento un poco "colada en el ambiente". Agradezco ese inmerecido premio virtual de todo corazón. Y la regla era pasarlo a quince blogs más. Eso hice (y creeme que los quince premiados por mí, lo merecían a conciencia por estar metidos en el tema "retro" hasta los tuétanos. ¡Saben muy bien de lo que hablan!). Nada más.

   La amistad es uno de los más preciados dones que tenemos en esta tierra. Quien no tiene amigos no puede pretender acercarse a Dios. Siempre he desconfiado de quien no posee amigos, por eso yo cultivo la amistad (y la família) antes que ninguna otra cosa.

   Cuando comencé a escribir en éste blog, quise brindarle a la gente, no solamente un espacio para conocer mejor a la gran maestra emblemática de Argentina y a sus alumnos, a la vez tan comunes y tan especiales, sino también un lugar donde el sentimiento fuera puesto de relieve por sobre la razón fría y calculadora.  Un rincncito en el cual , al abrigo del postmodernismo , no nos atemorizara charlar sobre asuntos afectivos, y de vez en cuando, nos dieramos permiso a nosotros mismos, para ser sanamente cursis.

Con cariño
Vanesa.
  
Alumno Alvaro:

                                            Concuerdo enteramente con Borges, pero me permito agregar algo más: cuando uno escribe , se nota siempre aquello que ha leído, y a lo experimentado a través de las letras, se unen las vivencias personales. Eso hace a un escritor...y a un hombre - o mujer - aunque no escriba.

                                                Te confieso que lo que escribo me suena espantoso. Tengo la mala tendencia de comparar mi pobre creación  con la de la gente que admiro, e invariablemente, salgo perdiendo. Yo escribo únicamente para transmitir aquello que siento y pienso (que el sentir y el sentir, no se pueden disociar, digan lo que digan), porque tengo gran necesidad de ello. No puedo vivir sin transmitir. Quizá por eso el personaje de Jacinta Pichimahuida me atrae tanto. Por supuesto, ya he renunciado a que salga de mis manos la gran creación artística o intelectual. No tengo talento para eso. Pero si quiero decir lo que tengo en el corazón y en la cabeza, y a eso no pienso dejarlo de lado.

                                                 Concuerdo hasta cierto punto en lo que decís acerca de los premios "inter-blogs". Pero en mi caso, hago concesiones a la amistad  y al amor. Nunca me verás flojear en otro terreno que no sea ese. Y en mi caso me emocioné de verdad. ¿Te cuento por qué? Yo no soy una experta en televisión y no me considero una "cultora de la moda retro" , sino una historiadora. Ignoro muchos entretelones de la pantalla grande y chica. Sólo llegué a la historia de Jacinta y sus alumnos a través del interés particular que dicha serie me despertó, por la llegada humana que tenía. Jacinta defendía los valores que yo actualmente defiendo y defenderé por siempre, lo que no quita que también me gustaran muchísimo otros programas de la televisión de los 80', 70' y 60'. Lamentablemente, no dejo de ser una reduccionista. Sólo he visto os programas que me han interesado y me han hecho "clic" en lo personal. Lo mismo puedo decir del cine. Por eso me extrañó el haber sido premiada. Soy ajena a este medio y sin embargo, me gané un lugarcito (mínimo, desde ya) entre quienes saben muchísimo del mismo.

                                Por otro lado, quiero que sepas que yo puedo hacer guiños sentimentales , sin por ello dejar que este blog se convierta en un sítio frívolo. Me sentiría incómoda haciendo una tarea sin contenido , boba, sin substancia y como dicen ahora ,"light". Yo no compro los sentimientos enlatados, ni me emociono por decreto. Todo lo que hago es por amor a algo o a alguien. Y quizá así puedo ayudar a más gente que dándole  la espalda y llamándola "banal".

                                    Muy mal me caen esas fiestas del "Martín Fierro " televisivo, donde grupos de seres vacíos y sin talento se premian entre ellos. No pretendí reeditar ese bochorno decadente acá, en el blog. Es una pena que no comprendieras desde qué punto de vista abordé el tema del "Blog de Oro". No puedo ser tan soberbia cmo para rechazarlo, porque la gente que me lo dio, más allá de que compartamos o no nuestras mutuas filosofías de vida, tiene una profunda calidad humana. No estoy por encima de nadie. Apenas trato de encontrar las pocas cosas buenas que este encarajinado momento en el que vivimos , me proporcionan.

                                         Quizá esto del "blog de Oro" no sea tan importante para mí como para los demás. Nunca he pensado seriamente en el hecho de merecer un premio. Pero me conmueve que alguien haya creído en mí, cuando tengo tan pocos valores que ofrecer.

                                                Un abrazo
                                                Vanesa

                                              
Hola, Alvaro:

                                     Me halagás, y como siempre en demasía. Yo tampoco creo en la supuesta igualdad de los seres humanos, siendo que todos hemos nacido para cosas distintas y con cualidades diferentes.  Afortunadamente...Si todos estuviésemos aquí para lo mismo, si cualquiera pudiera tomar el lugar del otro, la existencia del mundo no tendría ningún objeto. Quizá yo no pudiera ser una buena maestra como Marcela, ni construír una mesa para reunir a una família alrededor de ella - como el papá de Cirilo Tamayo, que era carpintero - ni curar a un enfermo, ni bucear en busca de barcos hundidos, ni escribir un Tango , pero, como vos dijiste, puedo, por medio de la palabra, crear un modesto lugar de encuentro como éste para tratar de rescatar a "la maestra que no se olvida".

                                          En su magnífico "Cambalache", Enríque Santos Discépolo abunda, de manera popular, en el concepto de Santo Tomás de Aquino y demás está decir que lo comparto totalmente.

                                           No quise decir que me sintiera "poca cosa". Me pone muy feliz el poder derribar una leyenda negra que alguien ocupado fundamentalmente  en ensuciar memorias de difuntos indefensos. Ese fue, desde ya te lo aclaro, uno de mis objetivos. Esa supuesta "maldición de Jacinta", siempre me pareció una estupidez que con una investigación mínima de los hechos reales, se viene abajo como un castillo de naipes. Apenas traté de reducir las cosas a sus justas proporciones. No aspiro a premio alguno. Para mí, el mayor premio no es, ni siquiera el tener este blog, sino ser capaz de rearmar la historia de Jacinta Pichimahuida, Efraín y las Blancas Palomitas, la cual, según vos mismo dijiste, se estaba desvaneciendo en manos del olvido. Me va saliendo bastante bien y con eso me conformo. Sin embargo retiré el premio. Me lo dieron con cariño, y así lo recibí. Ni más ni menos.

                                       Este blog me hizo conocer a personas de gran valor humano (ninguna igual entre sí...todos con sus personalidades distintas, desmintiendo los dogmas de la Revolución Francesa), entre las cuales te contás vos, Gus, Marcela, Gitano, Ariel, Luis, Susana y todos los que día a día se acercan acá a poner su granito de arena y evitar que Jacinta Pichimahuida muera del todo.

                                          Con Cariño
                                          Vane.
 Vane, fijate en la barra informativa de la derecha de mi blog, tengo un comentario sobre nuestro Gitano Iván que visita de vez en cuando tu blog.
Daniel Wilson Daniel Wilson 16/03/2009 a las 05:46
Para Alvaro:
Si me permitís, quisiera ampliar un cachito más el tema de Borges. Don Jorge Luis manifestaba que si fuera por él, jamás terminaría un libro. Porque se la pasaría corrigiendo eternamente. De algún modo Yo creo que uno es por lo que lee, y también por lo que escribe. No creo en las sentencias categóricas extremistas. Leyendo tus prosas yo descubro a un Alvaro que muestra todo su sentir, toda la sensiblidad que tiene una persona al volcar sus pareceres de un modo artístico. Por eso me dio ganas de saber si tenías algo publicado.
Es muy bello querer a alguien y no decírselo... es romántico y poético pero sabés algo? está bueno también decírselo. Infinidad de cosas valiosas nacen de la construcción. Ojalá nos sigas regalando muchas prosas y escritos.Está bueno abrir el corazón Alvaro, es lo más valioso que tiene el ser humano.
Con respecto a los premios, permitime corregirte en algo. No los entregamos solamente entre amigos. Tanto en mi caso como lo que leí en Vanesa, ambos les hemos dado premios a gente de la cual no somos amigos, sino que estamos empezando a conocer. Yo creo que muchos futuros valiosos y amistades increíbles nacen a veces de encuentros o de acercamientos inesperados. Bueno, en esta comunidad de personas que hacemos blogs por hobby, esto se da mucho.El universo de la web es como la vida misma, hay de todo.Pero que hay cosas valiosas, tenelo por seguro.Repito, no creo en las sentencias extremistas, todo está teñido de valores relativos que hacen que todos nos comprendamos y toleramos.
Para terminar espero que cuando hagamos un encuentro con todos los Jacintófilos en alguna cantina, se pueda contar con tu presencia.
Abrazo
Gus
Gus Gus 16/03/2009 a las 14:42
Hola, Gus:

                                Como dicen los norteamericanos cuando alguien dice algo que no admite réplicas: "¡Amén!". :-P  Me pareció muy sentido todo lo que dijiste y está bárbara la idea de juntarnos en una cantina, así nos conocemos todos no solo virtualmente sino también cara a cara.

                                 Comparto lo que decís en tu mensaje casi palabra por palabra. Si no nos salvan los sentimientos...¿Qué nos queda en un mundo hiperracionalizado?

                                    Vanesa.
PARA DANIEL: Ya paso por tu blog. Muchas gracias por el aviso.
Hola de nuevo:

                                             Les quería avisar que nuestr o querido amigo de la casa, German Marinelli, mejor conocido como "Gitano Ivan" de "Titanes del Catch", va a estar en el canal 26 Notícias , el domingo 22 , en el programa "Guerreros del Ring", conducido por Jorge Bocacci.  El amigo Daniel Wilson no nos aclara la hora...a la espera de ese datito, esperamos poder publicar un mensaje más completo.

                                                Lo que sí, les sugiero visitar el blog de Daniel, porque cuenta de un modo desopilante su encuentro con Germán/Gitano...Y además, cliqueando en la fotografía de arriba del avisito, podrán acceder directamente al sítio oficial de "Titanes del Catch".

                                                 Vanesa.
Ya está..ya averigüé: es el domingo a las 13 horas.

Vanesa.
Alvaro , antes de que salieran las Manon , a fines de los 60s principio de los 70s existían también en paquetitos de 4  galletitas  , las  "Bu-Bu" y las " Colegiales" me las compraban y las ponían en la bolsita cuadrillé del Jardín y para Gus la canción era algo asi...Los chicos juegan , juegan y juegan ...
          Van al colegio , van a la escuela ...
          Con los soquetes y con las medias..
         Ciuuuu - daaaa-dela !
Hector Hector 28/05/2010 a las 15:20
¡Me acuerdo de la canción de las medias "Ciudadela"! Duró en el aire como quince años. Creo que la canción decía "en el recreo y en la escuela" no "van al colegio, van a la escuela". Lo demás era todo igual. El jingle era cantado por una voz femenina y la parte donde decía " ¡Ciuuu-daaaa-dela!!" estaba interpretada por chicos.

No llegué a las galletitas "Bu-Bu", pero mi vieja sí y tengo una revista de fines de los años 1910 donde ya le hace publicidad...¡Así que miren de qué años son!

Un beso
Vane.

Deja tu comentario ¡Ala, ala! ¡A clase, Blancas Palomitas!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre